Mapa de recursos


La Madera es el Elemento Principal de las Gaitas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los Seivane y Carlos Rodríguez nos enseñan cómo se perfilan las gaitas gallegas en la actualidad.

En el Obradoiro de Gaitas Seivane nos enseñan el proceso de fabricación, selección y secado de maderas y el desarrollo de los diferentes pasos en la elaboración de la gaita gallega.

 
Hoy llegan a nosotros otras maderas antes inaccesibles, quedan pocos buxos, y para que puedan parir gaitas es necesario que hayan sobrepasado los 150 años. Ronco, ronqueta, ronquillo, punteiro, soplete y fol. Son las piezas de una gaita gallega estándar.
Del Obradoirio Seivane salen unas 300 gaitas al año, podrían hacer más, pero es el límite que se imponen para ofrecer el mejor servicio. Nuevas máquinas, pero después de 70 años muestran el mismo respeto a la madera. Tras la recepción, las piezas pasan a un local de secado, acondicionado con un sistema artesanal de aireación en el que deberán descansar una década.
La más sencilla cuesta entre 1200 y 1400 euros, y la más cara puede dispararse a cifras impensables dependiendo de las piezas y el trabajo. Parten de un mismo tronco, pero en cada país toman su personalidad. A la gallega la conocen por su timbre por su amplitud cromática, abarca una tesitura de una octava y media, y por ser la gaita más alegre. Tan remota como nuestra propia historia.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook