Mapa de recursos


La Villa de Burela

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Burela apuesta por el Turismo

La Villa de Burela se ha desarrollado en torno a su Puerto, uno de los mas antiguos del norte ibérico y de gran actividad desde sus orígenes, cuando aquí solo existía un varadero de buques que se dedicaban a la pesca de la ballena.

 
... Buena prueba de esto es el símbolo principal de este joven municipio, el Facho o el Faro, que preside su espigón. Hasta el siglo XIX, la pesca y alguna actividad agrícola complementaria, centran una economía pobre, causante de una enorme corriente migratoria que lleva a América y a otros países europeos a numerosos burelenses. Pero a partir de 1923 el Puerto se transforma con la creación del Pósito... Mas tarde, en 1950 la flota aumenta como consecuencia de la construcción del primer muelle de abrigo... Y es cuando las antiguas fábricas de salazón se convierten en conserveras... Crece la población y se inicia la actividad en el rural: se explota la madera de los montes próximos, se racionaliza la explotación agraria y se desarrolla el sector ganadero. Al mismo tiempo llega la industrialización con la instalación de la Cerámica CUCURNY, que comienza a fabricar el GRES BURELA, el mas reconocido en toda la Península Ibérica. Y nace ECESA, una empresa que extrae y prepara en sus lavaderos el mejor caolín del mundo, del que abastece a las mas reconocidas firmas de Europa, como Sargadelos o Bidasoa. A partir de entonces, Burela registra una constante inmigración de toda la comarca vecina y su aumento poblacional es vertiginoso. En 1972 se inaugura el ferrocarril Ferrol-Gijón, que hoy en día resulta ser uno de los mas atractivos trenes turísticos.
El ritmo de crecimiento de los últimos años ha sido constante: Burela se ha convertido en el Centro neurálgico y comercial de un extenso territorio, que comprende los municipios próximos que configuran la comarca de A Mariña Central. Crece el comercio, que da un nuevo impulso a la villa, en la que ya conviven gentes de distintas razas y procedencias. De los setecientos habitantes que tenía en 1940 ha pasado hoy en día a casi diez mil, y continúa el progreso demográfico. Hoy Burela, como consecuencia de este desarrollo, es uno de los centros urbanos mas modernos del Norte de Galicia, que cuenta con todo tipo de servicios: el Hospital de la Costa, la Casa del Mar, Residencia de la Tercera Edad, centros de enseñanza hasta el grado medio, instalaciones culturales y deportivas, etc. Aunque este desarrollo dio origen, en un principio, a un crecimiento urbanístico irregular, se ha sabido corregir errores del pasado inmediato con la creación de espacios verdes tan agradables como los parques o jardines, en los que la vida de sus habitantes es muy agradable.
Burela apuesta por el Turismo. Le sobran para ello atractivos. En el umbral del verano, todo está preparado para recibirles. Burela es un pueblo que nunca tira la toalla, ni en los momentos difíciles que más daño podían hacerle, como las diferentes épocas de crisis en los caladeros de Gran Sol o la guerra del bonito del 94 o incluso el problema del Casón en Alúmina Aluminio, por citar algunos, pero todo esto, le sirvió a este pueblo para sacar pecho, buscar alternativas y seguir hacia delante.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook