Mapa de recursos


La Mar de Bonito

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Burela: villa veraniega y turística.

Toda esta costa es un mirador que nos permite aún asombrarnos con la inmensidad de un Cantábrico, a veces furioso, a veces en calma...

 
La guía que vamos a tener para recorrer las playas y la agreste costa de Burela va a ser su paseo marítimo que sólo tiene un año de edad. Cinco kilómetros de bonita piedra que no pretende resaltar sobre el paisaje, sino confundirse. Aquí comienza la rasa cantábrica hasta San Vicente de la Barquera. Consiste en una superficie plana situada entre el mar y las estribaciones montañosas, que origina un tipo de costa lineal con playas formadas a los pies de los acantilados y separadas a veces tan sólo por farallones. De oste a este las playas que nos encontramos son A Marosa, Ril, Cantiño y Portelo. Cuatro arenales distribuidos por esta breve costa como todo el municipio, que alterna con suaves acantilados. Breve costa sí, pero de calidad, pues dos de sus playas tienen bandera azul, A Marosa y O Portelo. Estamos a las puertas del verano y en pocos días el ayuntamiento va a proceder a cambiar totalmente la fisonomía de estos pequeños y encantadores arenales. Limpiarán su arena, colocarán duchas, sombrillas, biombos para cambiarse, papeleras o incluso mesas de ping pong. Todo preparado para las visitas de los turistas que huyan de los lugares demasiado turísticos, y les guste la tranquilidad. A Marosa como todas las demás está bañada por el cantábrico por lo que su agua es unos grados más caliente que la del Atlántico, y en Galicia se agradece hasta la mínima subida. Aunque antes de sumergirse en sus aguas hay que asegurarse de las corrientes ya que son peligrosas. Para los habitantes de Burela, A Marosa es su símbolo, su emblema, su Torre de Hércules o Puente de Rande particular. Por eso es la playa más concurrida cuando el sol lo permite. Aunque conserva un cierto toque salvaje cuenta con todo lo necesario para tener bandera azul: calidad de las aguas de baño, limpieza del arenal y servicios.
Continuamos el paseo acompañados por el batir de las olas contra las piedras, que a veces nos obliga a pararnos y contemplar con más calma. Y llegamos a Ril una pequeña cala, llena de sorpresas como una piedracon forma de ballena, por eso mismo le llaman piedra ballena. Y los chavales la utilizan como trampolín para lanzarse al mar. La arena es gruesa y en ella hay una enorme densidad de conchas, piedras y demás tesoros. Continuando con el paseo llegamos a Burela y a las dos playas urbanas, Cantiño y O Portelo con bandera azul. A ellas sobre todo acuden los de Burela, aunque desde hace tan sólo unos años. O Portelo fue rellenada con arena, aunque el mar este invierno se dedicó a hacer de las suyas. De hecho para frenar su fuerza y que el baño en estas playas resultara más tranquilo se intentó prolongar el dique de abrigo, pero no fue permitido. El mar calmo puede llegar a convertirse en olas feroces y entonces se le escucha romper contra las olas en cualquier esquina de Burela.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook