Mapa de recursos


Turismo cultural

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Arte, piedra y mar mezclados para lograr un magnetismo fascinante.

El cruceiro de Hío no luciría tan espléndido de no estar flanqueado por otras dos joyas arquitectónicas....

 
... De un lado, la iglesia de San Andrés con su bella portada románica y su robusta silueta plagada de canzorros. Al otro lado, la casa rectoral una verdadera mansión rural con más de 300 años de historia a sus espaldas. Al fondo, la ría de Aldán despliega una belleza turbadora donde tierra y mar parecen haber alcanzado la simbiosis perfecta. Aldán es algo más que una parroquia, es villa, una preciosa y recoleta villa marinera. Las viviendas del antiguo burgo de pescadores se entremezclan con venerables y centenarios hórreos. La orgullosa torre almenada de San Cipriano se levanta altiva tras los muros del atrio parroquial en donde nos sorprenderá encontrar también este mausoleo decimonónico. Muy cerca, todavía conserva su porte imponente el Pazo que se conoce como torre de Aldán. En tiempos fue morada del noble linaje de los Aldao, que señoreaban estas tierras y se las repartían con la Casa de Sotomayor y con el arzobispado compostelano. Los Aldao poseían también el Pazo de Vista alegre y grandes extensiones de bosque. Para atravesarlo había que pagar derechos de paso. Pero hoy los tiempos han cambiado y los vecinos creen que ya ha llegado la hora de que este lugar se convierta en un gran parque para todos. Al pueblo lo que es del pueblo. Esa era la consigna de la revuelta irmandiña que tomó Cangas en 1545. En esa época se construyó uno de sus monumentos más visitados. La Iglesia de Santiago llegó a ser Colegiata y no basta admirarla desde fuera para entender el porqué. Al penetrar en su interior nos daremos cuenta de que un templo normal no tiene estas bóvedas de crucería coronando tres naves, ni este espectacular retablo barroco repleto de imágenes. Tampoco es común encontrar otras seis capillas y contemplar en ellas tallas de enorme valor artístico. La más famosa es la del cristo que no quiso arder, que según el decir popular sobrevivió milagrosamente al incendio que provocaron los piratas turcos en 1617. Pero ninguna goza de tanta devoción y admiración como el santísimo cristo del consuelo, sublime joya artística esculpida por Juan Pintos. Fuera, nos esperan las callejuelas del casco antiguo y las casas de patín donde los pescadores solían colgar las redes. En un “reloxo”, consultaban las predicciones meteorológicas antes de hacerse a la mar. Ya no funciona pero igual permanece en la vieja alameda rodeado de jardines y de las obras escultóricas de Asorey y Xoan Piñeiro. Todavía nos quedan dos visitas. En Darbo, la iglesia de Santa María todo un ejemplo de armonía y buen gusto dentro de los templos barrocos. Y en Coiro, el contrapunto. La espléndida fachada que los hermanos Novas esculpieron en San Salvador pasa a segundo plano a causa de esta rutilante y poderosa torre que quiso ser más grande que la iglesia que lo sostenía.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook