Mapa de recursos


La mar de bien

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Navegando las aguas de Cangas

Cangas ostenta un récord difícilmente superable: es el municipio europeo con más playas, treinta y nueve en total.

 
Vamos a conocer Cangas desde otra perspectiva, la que nos da la navegación por sus aguas. La mayor parte de la villa, de apenas 40 kilómetros de extensión, se abre al mar, fuente principal de disfrute y de trabajo para sus cerca de 25.000 habitantes, y que los comunica con Vigo mediante barcos de pasaje cada media hora. Cangas ostenta un récord difícilmente superable: el de ser el municipio europeo con más playas, 39 en total. Además de las urbanas las hay para todos los gustos. Areamilla, al doblar Punta Balea, Limens y sus famosas “furnas”, Temperán, con acceso sólo peatonal y Nerga y Barra, uno de los mejores arenales nudistas de toda Galicia, refugios para los que prefieren la soledad de playas más recónditas, amparadas por bosques y dunas de gran riqueza biológica.
Dicen los habitantes de cangas que no hay un tramo de costa que se parezca a otro, y el dicho se cumple a poco que nos asomemos a este litoral, forjado por el viento y las olas. Punta Robaleira, antiguo lugar de paso de ballenas por la confluencia de corrientes de agua, es el comienzo del imponente Cabo Home y también de la famosa Costa da Vela. Es un espectáculo grandioso, el océano contra la roca. Y de lado, las Cíes, que estrenan denominación estos días: la de Parque Nacional, el primero de Galicia.
Punta do Couso nos indica que estamos a punto de abordar la recoleta bahía de Aldán. Nos sorprende que sea la más pequeña de Galicia y ofrezca tanta belleza. Y, una vez más, continúa el rosario de playas espectaculares. Entre ellas, destaca la nueva Bandera Azul, Area Brava. Al lado de estos milagros naturales no podemos dejar de visitar el pueblo, Aldán, y su arquitectura típicamente marinera. Sobran los motivos para imitar el ejemplo de cuantos han escogido este lugar como segunda residencia o para vivir todo el año. Pero han sabido conjugar el auge del turismo con el respeto por las excepcionales condiciones de la bahía. Muy cerca de aquí, tras pasar Menduíña y Lagoelas, llegamos al límite natural de Cangas que finaliza, como no podía ser de otro modo, en un arenal.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook