Mapa de recursos


Bonilla: el arte de freír

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

"Bonilla a la vista, churros y patatas fritas" es el lema que ha acompañado a la empresa gallega.

Hace 80 años Salvador Bonilla vendía patatas fritas y churros recorriendo con un puesto las ferias.
Los Bonilla de hoy forman parte de la tercera generación de una familia dedicada a la gastronomía. Sus abuelos ya regentaban una churrería y fueron tres de los 17 hijos los que continuaron con la gesta de la familia: Churrería Bonilla, Bonilla el pequeño y Bonilla a la vista.
.
Ahora Bonilla ha cruzado fronteras hasta llegar a Japón 3000 latas de patata viajaron durante meses a una tienda de “delicatesen” para hacer más grande un sueño.

 


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook