Mapa de recursos


Entre el mar y la sierra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La curiosidad empuja al viajero a encontrarse con el océano. Y la mejor forma de abarcarlo es subirse a lo más alto.

Les proponemos una caminata de paisajes impresionantes entre el mar de Noé y las cumbres de la Sierra del Barbanza.

 
La mejor panorámica sobre la ría la buscaremos desde el monte Enxa. Desde el monte Inxerto los gigantes eólicos saludan con sus torpes aspas al caminante. Y por último, el Iroite, 685 metros alzándose sobre el valle de Nebra, sobre las praderas y los campos repletos de abundancia y sobre el verde brillante de todo lo que crece alrededor del río Quintáns. En el horizonte la inmensidad del mar. A un lado, la Ría de Arousa, al otro, la de Noia. Y sobre el cielo de esta atalaya celta, los dioses protegiéndonos más de cerca que nunca. Si le gusta descubrir poco a poco y por su cuenta esos lugares donde las pisadas del hombre todavía no han hecho daño, Porto do Son es una de sus visitas pendientes. Noventa y tres kilómetros cuadrados para recorrer y diez parroquias con encantos aun por descubrir. Casi todas tienen su trocito de costa. Ribasieira es la única que no está bañada por el mar, y también la más desconocida. En cualquier parte del río Sieira encontraremos un lugar donde pararnos a escuchar el agua o tomar el fresco. En cuanto se sienta observado, este desconocido y hermoso rinconcito nos enseñará tímidamente todos sus encantos. La cascada de Ribasieira baja algo mermada en los días de verano porque los vecinos aprovechan para regar el maíz. Si seguimos en dirección a Xuño llegaremos a la desembocadura del Sieira y podremos contemplar con la boca abierta un puente medieval de un solo arco que se mantiene en pie desafiando la gravedad. Xuño y San Pedro de Muro comparten la zona húmeda más importante del ayuntamiento. La laguna de Muro es la más grande y tiene un observatorio de aves construido por escolares de la zona. La laguna de Xuño es mucho más pequeña. Casi una charca mágica donde un sapo encantado aguarda su momento sobre los nenúfares. Quizás espera, como nosotros, a que el atardecer despliegue su lienzo de colores imposibles y nos deje inmóviles contemplando un espectáculo que terminará con un hechizo de luna.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook