Mapa de recursos


Vacaciones para todos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una experiencia enriquecedora.

Los campamentos de verano que organiza la Consellería de Familia, Muller e Xuventude todos los años reúnen a cerca de 13.000 jóvenes de casi todas las edades.

 
A primera hora de la tarde, toca clase de windsurf. Los chavales escuchan atentamente las indicaciones de los monitores antes de salir al agua. Cerca de un centenar de chicos y chicas se reúnen en el albergue de Area, en Viveiro, al borde de la playa. Cada quincena se renuevan los grupos, que acuden a esta costa lucense para practicar deportes náuticos. La vela es uno de sus favoritos, pero los más aventureros disfrutan de lo lindo haciendo sky acuático. El grupo de vela también se prepara a conciencia. Hay que salir con la lección bien aprendida, pues muchos de ellos navegan por primera vez. De todas formas siempre les acompañan los monitores. Y, por fin, llegó el ansiado momento de hacerse a la mar. Para los chicos es una ocasión estupenda para compartir risas y conocerse mejor entre ellos. En el mar, además, coinciden con sus compañeros de windsurf. Algunos se desenvuelven con más soltura, otros están más ocupados en mantener la estabilidad. Muchos de ellos nunca lo habían practicado y estas son las primeras lecciones. Todos tienen por delante quince largos días para familiarizarse con estos deportes náuticos y disfrutar, sobre todo, de estas vacaciones al aire libre en un entorno óptimo. En este caso, la estupenda playa de Area, en Viveiro. Además de deportes, aquí se desenvuelve un aula de educación ambiental. La presencia de los jóvenes suscita la curiosidad de otros pequeños playeros, que quizá dentro de unos años imiten las experiencias de los alberguistas. No sólo participan chavales gallegos, sino que mediante programas de intercambios asisten chicos de otras comunidades autónomas, y en todas las ediciones se suman grupos de hijos de gallegos residentes en el exterior, con lo que la experiencia resulta aún más enriquecedora para todos. Desde compartir una merienda hasta un chapuzón en grupo, todo vale para hacer amigos y pasar unos momentos que, sin duda, nunca olvidarán.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook