Mapa de recursos


Verano en Viveiro

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Pasar unas vacaciones en Viveiro es sentirse como en casa.

Es verano y en Viveiro no brilla necesariamente el sol, o sí, depende. Nubes y claros es en esta zona una buena predicción meteorológica.

 
Suficiente para acercarse a la playa y jugar a las palas, darse un paseo frente al mar, subirse a una tabla de windsurf o recuperar energías después del chapuzón. Quienes veranean en Viveiro no buscan clima tropical, pero sí costa virgen, paisaje agreste,…y sobre todo huyen de las masificaciones y se complacen al escoger un paraíso que muchos todavía no conocen. Esperándolos hay hoteles de todas las categorías y para todos los gustos: cerca del mar o rodeados de montañas, en edificios completamente nuevos o en casas con historia como el Pazo da Trave, uno de los alojamientos de turismo rural más conocidos de A Mariña. Si quieren saber porqué acérquense a la parroquia de Galdo, y prueben las especialidades de su carta, las rutas a caballo, o los paseos en barca por el río Landro que aquí les ofrecerán. La oferta de alojamientos se completa con el camping que está detrás de la playa de Covas, y con la zona residencial de Cantarrana, el barrio más joven y turístico de Viveiro, totalmente volcado ya en atender a los que veranean en la playa de Covas. Este es el arenal más concurrido y urbano de Viveiro. Tiene un magnífico paseo y una vista de esculturas esculpidas por el mar que la imaginación popular ha dado en llamar “Os Castelos”. La otra playa grande es la de Area. Hay quien dice que es la más hermosa del municipio. Está dotada con todos los servicios y, como tantas otras playas de Galicia, con su correspondiente e inquietante leyenda, que casi siempre es la misma con diversas variaciones: una ciudad sumergida que todavía deja oír sus dolientes campanas en la noche de San Juan. Imaginar el sonido de las campanas bajo el mar será mucho más fácil que acceder a las playas que todavía nos quedan por visitar. Son calas recogidas y tranquilas, perfectas para los amantes de la soledad pero celosas de su belleza. Se reservan el derecho de admisión y sólo permiten el paso a los que son capaces de franquear los obstáculos que las rodean: O Xacido, la playa de Rol, Xilloi, Arealonga, San Román y Abrela nos descubrirán qué inmensa y bella puede ser una cala cuando se disfruta en completa soledad. Visiones relajantes que consiguen hacernos desconectar de la realidad al menos durante unas horas, justo antes de aterrizar en las terrazas del pueblo y volver a la vida social más típica del veraneo. Los platos más sabrosos de la cocina gallega están en casi todos los menús y el ambiente y la movida de Viveiro son reclamo para los pueblos de esta parte de A Mariña. Esto es sólo el principio de una noche de juerga y de muchos días de fiesta alrededor de la gran bacanal de O Naseiro o del festival de la Canción de Landro que están a puntito de caer.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook