Mapa de recursos


De la sierra al mar

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Cuando se abrazan ría y mar, surge Viveiro, la capital de A Mariña Lucense

Viveiro forma parte de la Galicia Mágica, de esta tierra caprichosa que nos sorprende con un paisaje diferente después de cada curva.

 
Lo mismo que nos recibe con la mejor cara del Cantábrico, nos descubre después la Sierra del Xistral surcada por el Río Landro. Su cuenca divide el ayuntamiento en dos partes: la que limita con O Vicedo por la izquierda y la que se encuentra con Xove por la parte oriental. La vista se la ofrecemos desde el Monte Castelo, uno de esos lugares enigmáticos que guarda el interior de Viveiro. Los bolos de granito le dan aspecto de ciudad encantada y nos dejan imaginar casi cualquier cosa en la cima de este monte que ha recuperado su antiguo Vía Crucix. La Fraga das Saimas es otro buen lugar para perderse. La masa más pura de bosque autóctono nos espera muy cerca del lugar donde se celebra el curro de Candaoso, en la parroquia de San Andrés de Boimente. Aquí, nos convenceremos de nuevo de que el caballo es uno de los animales más hermosos y en lugares como éste, también el más libre. Un monumento natural que no podemos dejar de visitar es el Souto da Retorta, un centenario eucaliptal donde se mantienen en pié los árboles de esta especie más altos y gruesos de Europa. El abuelo ha llegado a los 80 metros y para abrazar su tronco se necesitan seis personas. En paralelo al Souto da Retorta discurre uno de los afluentes del Landro. El paseo hasta el pequeño salto de agua donde se encuentra la antigua fábrica de luz es una ruta muy recomendable. A partir de Portochao, se puede navegar en barca por el Landro y eso es lo que haremos. A bordo de una pequeña embarcación es posible adentrarse en sus riberas para descubrir de otra forma los bellísimos espacios de este río donde también se disfruta del verano...y donde las aves encuentran cobijo entre los juncos. Río abajo, el verde de las praderas empieza a difuminarse y aparecen los colores de Viveiro, cobijado tras los puentes y sentado sobre la hermosa ría que lo dibuja.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook