Mapa de recursos


Vuelven las golondrinas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Escribía Otero Pedraio que el paisaje de A Limia enmudece el paso del tiempo, haciéndolo lento, singular y calmoso.

Más allá de las leyendas, durante la visita a la lagoa de Antela debemos tener presente que estamos ante el ecosistema más importante de Galicia. Por fin han vuelto las golodrinas y hay quien comienza a llamar a esto la Doñana gallega.

 
La pureza grabada en los prados se extiende sin pausa por la llanura. Pero también está la montaña. Los lastimados por la contaminación acústica de las ciudades encontraremos la paz allí arriba. Sobre la cima de Cantariñas, Souteiro, Nogueira o Coalloso nos recorre una débil sensación de aislamiento y escuchamos al fin el asombroso sonido del silencio. Y en el centro de tan sugerente naturaleza, la laguna, siempre la laguna...Antela, la húmeda tumba de Antioquía, el cofre de la tradición y fuente de inspiración de sugestivos cuentos de lareira que quizás podamos recordar durante la estancia en la Casa de Turismo Rural que está a punto de empezar a funcionar en Zadagós. Esta laguna ocupaba una superficie de 42 kilómetros cuadrados y se extendía por el territorio de ocho ayuntamientos. La más que lamentada desecación de los años cincuenta y después la concentración parcelaria acabaron con gran parte de la interesantísima fauna y flora reunida alrededor del que era el mayor humedal de Galicia. En el año 93 Medioambiente comenzó a recuperar algunas de las areneras abandonadas por las empresas extractoras y el año pasado la propia UNESCO tomó cartas en el asunto azuzada por las reivindicaciones de la Plataforma Cívica en Defensa da Limia de la que forman parte entre otros el escritor Manolo Rivas, el actor Sergio Pazos, el fotógrafo Xurxo Lobato o el arquitecto César Portela. Tan ilustre despliegue de personajes con el senador Anxo Quintana al frente consiguieron ilusionar a la población que ofreció sus terrenos para que fuesen anegados otra vez. De momento, en las 300 hectáreas ya recuperadas de A Limia vuelven a invernar aves que emigran desde el norte de Europa huyendo del frío Los folletos informativos nos darán pistas sobre las cigüeñas, el zampullín chico y todas las ánades que con paciencia y sigilo podremos descubrir entre los juncos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook