Mapa de recursos


Los viejos oficios

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Da gusto ver revivir los viejos oficios, que en Celanova parecen tener su caldo de cultivo.

Ahora los zocos o chancas y los “fuelles” de la Guardia Civil son casi piezas de museo, pero en otro tiempo, eran el sustento de todo el pueblo de Vilanova dos Infantes, tierra de zapateros y músicos, como señaló Curros Enríquez a finales del siglo XIX.

 
Luis Pérez, zapatero y músico como mandan los cánones, recuerda bien aquel tiempo. Aunque ya está jubilado, Luis no ha olvidado el oficio que aprendió de niño. Zapatos y zocos, por encargo o para vender en las ferias, todo se hacía en Vilanova, y por manos expertas como las de Luis, quien no duda en afirmar que el calzado de antes era mejor que el de ahora. Pero los tiempos cambian, y si la tradición de hacer zapatos se está extinguiendo, los jóvenes recogen el testigo del trabajo artesano del cuero. Como queriendo recrear los modos de los antiguos zapateros, descubrimos un improvisado taller bajo los soportales de Vilanova. La artesanía está atravesando un buen momento y los jóvenes confían en las buenas perspectivas de su negocio, porque quien se acerca a comprar estas piezas únicas sabe que está adquiriendo una pequeña obra de arte con muchas horas de trabajo.
Otro oficio propio de la zona es el de cantero. En el taller del obradoiro de empleo de Celanova sorprendemos a Antonio Cachafeiro, todo un veterano que además sigue en activo, monitorizando las actividades de los operarios. A sus 67 años se muestra encantado de poder seguir en contacto con lo suyo, la piedra y, en cierto modo, reviviendo su infancia y primera juventud, cuando aprendía el oficio que ahora enseña, aprovechando su conocimiento de la tradición y los avances que se han introducido en la profesión. Gracias a esta combinación de veteranía y juventud, el monasterio de Celanova está siendo restaurado.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook