Mapa de recursos


Villa termal

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Caldas de Reis ya nos dice con su nombre la importancia que han tenido y tendrán las aguas termales en su historia y crecimiento. Pero quizás el gran momento de esta villa termal aún esté por llegar.

Como en tantos otros casos en Galicia, la villa de Caldas creció en torno a sus portentosos manantiales de aguas medicinales, ya conocidos por los especialistas en este tema, los romanos.

 
Los romanos establecieron un campamento militar estable en la zona. Desde entonces hasta 1780 la utilización de esta agua era caótica, y los enfermos se sumergían en las aguas sin orden ni control. Por eso se construyó la primera casa de baños. Con el paso del tiempo se convirtió en el Hotel Balneario Davila. Sus aguas son similares a las del otro balneario el Acuña sólo que su agua mana a diez grados más. Pero el Davila está abierto todo el año aunque su clientela preferente son personas de la tercera edad. Además de disponer de unas aguas sulfuradas cloruro-sódicas hipertermales, disponen de todo lo necesario para descansar allí y además de un exótico jardín de cañaverales. Estas agua están especialmente indicadas para las afecciones respiratorias, reumáticas, de la piel, ginecológicas, quirúrgicas y psiconerviosas. Para disfrutar de ellas disponen de baños, chorros e inhalaciones. Lo mismo que el balneario Acuña, que también cuenta con una piscina termal, una finca y bungalows para que residan sus clientes. Para la cura hidropínica de esta agua, es decir para la toma oral, están las burgas públicas, de las que brota a 40 grados. Estos dos balnearios no han evolucionado demasiado desde los tiempos en que los clientes cogían una barca para cruzar el río e ir a beber alvariño río arriba. Su presencia atrajo una infraestructura hotelera quizás impensable en una villa de estas dimensiones, pero la calidad de las aguas y la privilegiada situación geográfica de Caldas se merecen algo más. Por eso surge el gran proyecto de futuro para Caldas, en un principio llamado thermaios, y hoy conocido como el barrio de la Tafona. Nadie confiaba en este proyecto de recuperación termal que nació hace 4 años al amparo del plan europeo Feder 10. Sólo cuando el ayuntamiento adquirió un solar por 170 millones de pesetas empezaron a pensar que quizás era verdad que la afortunada Aquis celenis del pasado se transformase en una lugar de referencia a nivel incluso europeo en cuanto al turismo de salud. Dentro de un año comienzan las obras en este gran solar con un centro termolúdico, estrella del proyecto que contará con piscinas, salas de puesta en forma, de diversión, su financiación corre a cargo del ministerio de Fomento. También se va a construir un hotel balneario de 4 estrellas, un centro comarcal y se van a habilitar zonas verdes.Este centro puede constituir una auténtica revolución para esta zona, que trata de atraer a un público más joven y heterogéneo. Sus ambiciones pasan por resituarse en el eje Coruña Oporto y atraer la localización de nuevas empresas, hoteles, y equipamientos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook