Mapa de recursos


Porto do Son, villa marinera

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ya lo dice su nombre: Porto do Son es, ante todo, puerto de mar.

Entre armadores y marineros, unas doscientas personas vinculadas a la Cofradía San Telmo viven de la pesca. Y sin contar toda la industria auxiliar y de servicios que genera la actividad incesante de sus barcos.

 
Su principal ocupación es la pesca de bajura: pescado, crustáceos y marisqueo que han dejado en 2001 una facturación en la lonja de más de medio millón de euros. La especialidad indiscutible es el pulpo, que centra el 70% de las capturas. Pero además es la estrella de ventas por teléfono e Internet. Junto con otras cinco cofradías gallegas, Porto do Son participa en este ambicioso proyecto que intenta contrarrestar las enormes dificultades por las que atraviesa el sector. Es Lonxanet y sus clientes son particulares y restauradores. Calidad y nuevas tecnologías que, desde hace seis meses, permiten el envío de productos frescos a cualquier punto de la Península antes de la 13.30 del día siguiente a su captura en las rías gallegas. Porto do Son, con su patrón mayor a la cabeza, ve el futuro a través de Lonxanet. En la calle, los nuevos tiempos también se dejan sentir. Por ejemplo, se advierte un esfuerzo creciente por preservar el carácter marinero de las construcciones típicas. Es algo común a las poblaciones costeras gallegas, pero aquí son especialmente bellas. Una herencia popular que ahora se valora y que comienza a atraer visitantes, ansiosos por tomar el pulso a la vida cotidiana, a lo que ocurre de verdad visto desde una tasca típica frente al puerto. Para ellos evolucionan sus servicios e infraestructuras turísticas.
Además de sus encantos naturales, hay mucho que ver en Porto do Son. Una visita obligada es el Centro de Interpretación del Castro de Baroña en el antiguo ayuntamiento. Este edificio acoge exposiciones temporales y en él se presta información sobre los hallazgos arqueológicos del municipio. Un buen sitio para planificar visitas. No podemos tampoco pasar por alto la Casa de la Cultura, porque en su auditorio hay sorpresas: un espectacular fresco en el techo y los murales adyacentes, obras del pintor de Noia, Alfonso Costa, artista vecino de ría que ha dejado aquí su impresión del famoso castro y su dimensión humana y universal.
Porto do Son es, ante todo, un lugar para vivir. Capital municipal, su población se acerca a los 11.000 habitantes. Una comunidad que aquí desenvuelve su quehacer diario, accede a los servicios próximos y se esfuerza por elevar su calidad de vida. Un lugar para pasear, disfrutar y divertirse a todas las edades, en un rincón bendecido por el mar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook