Mapa de recursos


Baiona, Villa Real

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una jornada en esta población histórica y turística

Baiona tiene un encanto especial que la convierte en enclave único de las Rías Baixas, porque en ella conviven la historia y el turismo, pero siempre con el mar como principal protagonista.

 
Dice la leyenda que Baiona fue fundada por Diómedes de Hetolia 140 años antes de Cristo. Cuando la habitaban los romanos la llamaban Erizana, y en el siglo trece el rey Alfonso IX le puso su nombre definitivo sin saber todavía el destino que le esperaba a Baiona. La gloria de esta villa llegó el día 1 de marzo de 1493, cuando una carabela fondeó en su puerto, pilotada por el gallego Sarmiento y mandada por Martín Alonso Pinzón. La noticia que traía corrió como el viento por las calles de Baiona y se extendió como fuego por todo el país. Un nuevo mundo había sido descubierto. La Pinta regresaba de un desconocido e inmenso paraíso llamado América. Más de 500 años después, la réplica de aquella nave permanece anclada en el puerto, albergando en su interior, un museo precolombino que de alguna manera intenta recrear aquel momento con elementos tanto de la cultura cristiana como de la indígena taína. Es una de las visitas que el viajero no debe perderse al pasar por Baiona, un lugar delicioso para disfrutar en cualquier época del año. Hacer turismo en Baiona está al alcance de cualquier bolsillo. Es cierto que aquí se encuentra uno de los paradores nacionales con más prestigio a nivel internacional, un lugar con mucha historia que se ubica en el lugar que los Reyes Católicos llamaron Monte Real. El castillo todavía conserva los arcos de entrada, y tres torres, la del reloj, la de la terraza y la del príncipe. Pero además de esta residencia idílica, Baiona tiene hoteles y hostales de diferentes categorías y sobre todo casas que se alquilan para la temporada. Buenos restaurantes, sitios donde tapear, terrazas concurridas y comercio típico en su casco antiguo que llevará al visitante de vuelta al período medieval.
El descubrimiento es un tema recurrente en las plazas y monumentos de Baiona. Parece ser que en el Pozo de la Aguada, Pinzón abasteció su embarcación para continuar rumbo hacia Palos de la Frontera, su tierra, en donde, a los pocos días, sería enterrado. La historia asalta en cualquier rincón y a veces cobra formas únicas como la del cruceiro de la Santísima Trinidad o la impresionante Virgen de La Roca. Una obra de 15 metros de altura situada a dos kilómetros de Baiona. Desde este monumento erigido a las víctimas del mar, se consigue una vista espectacular de las Islas Cíes a las que se viaja en el servicio marítimo que parte varias veces al día desde el mismo puerto de Baiona. Es sólo una de las excursiones que ofrecen los alrededores.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook