Mapa de recursos


El mar de la vida

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

O Grove está bañado por un mar de vida que es la base de su economía.

O Grove es casi una isla. Como reza una broma local, le une al continente el istmo de A Lanzada.

 
Con permiso de este brazo de tierra, todo el perímetro de este ayuntamiento es costero. La península está situada al sur de la Ría de Arousa, pero su borde meridional se asoma a aguas de la Ría de Pontevedra. Como ocurre en toda la Galicia costera, el mar de O Grove es su principal industria. Los de aquí han sabido aprovechar la generosidad de las aguas que los bañan y esa relación es más que un amor correspondido. Además de una importante flota de bajura, O Grove está a la cabeza en cultivos marinos, y es toda una potencia mejillonera. Y de los trabajos de la mar nace el sobrenombre de “Paraíso del Marisco”. Si de estas aguas se extraen los suculentos y apetecibles frutos en las mejores condiciones, en O Grove son auténticos maestros a la hora de ponerlos en la mesa. Generaciones de restauradores han descubierto infinitas formas de prepararlo. Cada mes de octubre la celebérrima “Festa do Marisco” es un escaparate que permite a miles de personas hacerse una idea. Porque sin duda, lo mejor es quedarse unos días y saborearlo en tascas, bares y restaurantes.
La infraestructura turística del municipio permite alargar la temporada durante todo el año. La oferta de ocio y descanso no se agota al término del verano. Esto hace que sea el lugar ideal para unas vacaciones o unos días libres en primavera, otoño e incluso en invierno, ya que la climatología del lugar no suele deparar sobresaltos. Paseos por la ría con increíbles vistas submarinas, préstamo gratuito de bicicletas, deporte... y más de 3.000 plazas hoteleras en establecimientos de distintas categorías, lujo, talasoterapia y máximo confort en contacto con la naturaleza. En un entorno natural de excepción nadie puede perderse las excursiones a A Lanzada, al Monte Siradella o al humedal de O Bao, las visitas al yacimiento arqueológico de Adro Vello y al acuario, o dar largas caminatas por el flamante paseo que recorre las hermosas playas de San Vicente do Mar. El mar de la vida ha sido especialmente benigno en el pequeño enclave de San Vicente, aún muy lejos del bullicio y las aglomeraciones, y eso que en los últimos años ha experimentado un extraordinario crecimiento. Y otra joya a la que se accede por un puente de ensueño, la isla de A Toxa. Con estas credenciales no extraña que O Grove sea referencia inexcusable cuando se habla de Galicia. Y es que gracias al auge del turismo atraído por unas envidiables condiciones naturales se ha desarrollado una pequeña ciudad. Moderna y dotada, bien comunicada y con satisfactorias cotas de calidad de vida. Sus más de siete mil habitantes encuentran en el mar y en el sector servicios su fuente de trabajo primordial. En calles y plazas del centro aún se conservan postales de otra época, pero traídas hasta nuestro presente, siempre, en O Grove, con vistas al mar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook