Mapa de recursos


Naturalmente Cerceda

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Cerceda, más que con los pies se camina con los sentidos.

Cerceda es una tierra inesperada y nosotros estamos siempre dispuestos a descubrir la aventura más próxima.

 
El Monte Xalo dibuja en su panorámica el horizonte de una Coruña muy cercana. En cambio, estas piedras escaladas por intrépidos alpinistas, nos aclaran que pisamos un lugar lo suficientemente alejado de la gran ciudad como para seguir conservando su paisaje y su personalidad.
Temperamento autóctono conservado entre las fragas centenarias, senderos que se abren paso entre pinos y eucaliptos, rutas de senderismo que nos descubren la leyenda del oro de los mouros en el alto da Cerdeira, un monte de vistas privilegiadas que en primavera estará cubierto con la flor blanca del cerezo... Pero sobre todo, Cerceda está surcada por rutas de agua clara como las del Barcés y el Lengüelle. En esta época el río ha perdido su fuerza. Se abre paso con languidez y con poca agua, pero eso no es ningún impedimento para Avelino. El Rubio de Queixas es un auténtico maestro en el arte de la pesca. Conoce como nadie el momento y el lugar. Su forma de lanzar es un espectáculo poco frecuente y su cesta es el sueño de cualquier pescador. Al Rubio no le gusta ponerse medallas pero sin duda es uno de los pescadores más avezados que han filmado nuestras cámaras. Quizás su agudeza se deba al amor que siente por esta tierra y a todo el tiempo que ha dedicado a descubrirla, a recorrerla y a escucharla. Los ríos son el origen de los embalses. El de Vilagudín se comparte con Ordes y Tordoia. El de San Cosmade es la esperanza del puerto deportivo que le gustaría tener a los habitantes de Cerceda. Hay mucho camino que recorrer, muchas emociones escondidas en los senderos. La naturaleza aparece aun sin ser llamada y cualquier paseo es una concesión de belleza.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook