Mapa de recursos


Y las Islas fueron Parque Nacional

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Galicia es la perfecta obra natural. Por eso celebramos de manera especial aquel día en el que las Islas Atlánticas se convirtieron en Parque Nacional.

Donde las Islas dibujan el dorado horizonte marino, se construyó el paraíso. Porque las Islas Atlánticas, emergen del mar gallego para ofrecer belleza y también protección ecológica; que son la guardia natural de la bella bahía y de las rías.

 
Aquel día del año 2002, nos sentimos más felices Desde Galicia Para El Mundo. Porque las Islas se convirtieron en Parque Nacional para preservar la conservación de sus hábitats y de las especies que residen en este ecosistema litoral.
A partir de entonces, se ha conseguido el respeto absoluto a la naturaleza y a la riqueza ecológica de las mil doscientas hectáreas terrestres que suman Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada, que estas son las Islas del Parque.
Hasta tal punto así es, que Sálvora y Cortegada - que eran de propiedad privada - pasaron a ser de titularidad pública; es decir, islas para el disfrute de todos los ciudadanos.
Ahora, las Islas del Parque le cuentan al sol felices historias, mientras la gente, respetuosa, goza de sus espacios, despacio, a pié, siguiendo viejos senderos entre pinos que conducen a playas y faros, vigías del vuelo de un millón de aves, compañeras de barcos que vuelven a casa con la marea.
Las Cíes son el decorado perfecto con que se adorna el mar de Vigo. Roca viva en su cara sur. Playa de blanca arena por el norte. Faro y acantilado en sus extremos. Las antiguas Illas Ficas son la postal favorita de cuantos viven y disfrutan en el litoral de la bahía viguesa.
Las Ons ofrecen paz a los vivos. En la Onza habitan gentes desde hace un par de siglos y en la Onceta mandan los cormoranes y las gaviotas. Tienen playa y Faro, pero también acantilados salvajes que cubre la espuma blanca de las olas.
En Sálvora, la sirena de piedra contempla, la libertad del entorno, donde queda en pié el edificio de la antigua fábrica de salazón, y las otras islas de este mar de Arousa, estas habitadas.
En Carril, donde el Ulla se hace mar, la Isla de Cortegada presume ya de su uso público, que permitirá preservar numerosos restos históricos y una gran variedad de especies arbóreas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook