Mapa de recursos


La magia de la Tierra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ribadeo es una tierra de paisajes contrastados.

Las parroquias de interior de Ribadeo ofrecen también una visión mágica de la Tierra: por los misterios que encierra su paisaje... entre el verde de su piel y el gris de su cielo...

 
Ribadeo, Mágica por Naturaleza, está cubierta de esa piel verde que por las mañanas es verde grisáceo y se cubre con una mantilla de niebla, y a mediodía se vuelve verde brillante y tapiza las laderas turgentes del valle. Este es el terreno donde les toca sobrevivir cada día a una tercera parte de los ribadenses. La mayoría de ellos basan sus actividades en la ganadería vacuna. Las explotaciones agrarias se han reconvertido. La concentración parcelaria realizada en casi todas las parroquias facilita la mecanización y la modernización de las labores agrícolas. Se cultivan habas en casi todos los rincones que se le aprovechan a la tierra, porque los asturianos la pagan bien y la necesitan para su fabada. El resto son cultivos forrajeros, necesarios para alimentar el ganado cuando el crudo invierno dificulte los pastos de estas vacas. Las frisonas pastan a sus anchas en estos prados sin echar de menos los suizos y la leche que producen es la prueba. La carne es cosa de la “rubia galega”. Es la raza especial para la cría de xatas, unas terneras de perniles exquisitos. El aprovechamiento forestal es inevitable en esta tierra sembrada de pinos y eucaliptos. Los ingresos de la madera significan más cabezas de ganado para los criadores y nuevas tierras o maquinaria más avanzada para los agricultores. Para todos ellos ha sido fundamental la creación de la Cooperativa Os Irmandiños. Aquí se elaboran piensos y se vende todo lo que puede hacer falta en la casa de un agricultor o un ganadero. Abastecen a más de mil socios de todo el norte de Lugo e incluso del occidente asturiano. En la misma parroquia hay una Escuela de Capacitación Agraria. La fundó Pedro Murias, un emigrante que en Cuba se hizo con una fortuna inmensa de la noche a la mañana y decidió que lo justo era repartir algo son su pueblo. Hoy es una escuela dependiente de la Xunta en donde se imparten cursos dirigidos a la formación de nuevos agricultores que se van incorporando a las explotaciones familiares.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook