Mapa de recursos


La magia del mar

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Cantábrico despliega su magia a lo largo de la costa de Ribadeo.

Entrar por esta puerta norte es encontrarse al mismo tiempo con todas las maravillas paisajísticas que ofrece Galicia: playas, ríos, bosques y montañas. Todos los verdes y azules ya están aquí.

 
Ningún conjuro vale nada contra esta magia. La ría muda su traje de siete en siete horas. Cada subida y bajada de marea es un cambio de decorado.La isla Pancha nos saluda con el guiño de su faro, pequeñita y valiente ante el Cantábrico que la destroza lenta y furiosamente. Hermosos rincones de esta ría, pequeñas playas, bellas sirenas, y grandes catedrales. Erosión de mar y siglos trabajando la roca como el más delirante escultor. Nos miramos en esos líquidos ojos de la ría desde el Puente de los Santos y nos querríamos quedar en uno de sus pequeños veleros blancos. Juguetes del viento, barquitos de papel que se guardan del Cantábrico en el puerto de Porcillán. En la costa de Lugo, éste es el único puerto deportivo distinguido con bandera azul. Calidad e instalaciones no le faltan, aunque no estaría de sobra avisarles de que la entrada en la ría es bastante estrecha y que encontrarán bancos de arena que complican la maniobra, aun en barcos de escaso calado. El puerto de Mirasol conserva toda la tradición comercial aprendida en la conquista americana y en las transacciones con la Europa nórdica. Aquí se mueven casi 250 mil toneladas. Celulosa, arena de mina, magnesita, tablero aglomerado y madera, entre las principales cargas. Maíz, pulpa de remolacha y sal entre las descargas más importantes.
El puerto pesquero, sigue como antaño situado en la zona de Cabanelas. La cosa está venida a menos. Apenas unos cuantos barcos llegan con cajas de pescado para la rula. Pero no podemos olvidar la pequeña aldea de Rinlo. Sus acantilados nos llenan la boca de agua y la imaginación de percebes. Aquí está el mejor marisco de Ribadeo. Se alimenta de la salinidad de las aguas del Cantábrico, las mismas que hacen posible el cultivo de ostras y almejas japonesas, la recogida de algas o la instalación de un centro de investigaciones marinas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook