Mapa de recursos


Ciudad comercial

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Ribadeo la actividad es incesante.

Comercio y locales de ocio atraen a los habitantes de los municipios colindantes y es lo que le confiere a Ribadeo un mayor carácter urbano.

 
Aunque se haya acabado la temporada y la afluencia turística sea mucho menor que en julio y agosto, aquí nada se detiene. Por la calle, en el mercado, paseando o disfrutando de la tranquilidad de un parque, los habitantes de Ribadeo recuperan su ritmo de vida. Con cerca de nueve mil habitantes, Ribadeo conserva el talante comercial y de servicios que ostenta desde muy antiguo. Esto hace que su economía tenga un marcado carácter urbano y que, además, Ribadeo sea el foco de atracción para la comarca y las poblaciones más occidentales de Asturias. Desde los concejos asturianos ribereños muchos son los que realizan aquí su compra diaria e incluso deciden fijar su residencia. Las calles comerciales son el corazón de la ciudad. Entre lo antiguo y lo moderno, su tradición comercial la distingue con establecimientos propios de las grandes capitales gallegas, aquí destinados a visitantes de alto poder adquisitivo y, en general, a toda una comarca con un buen nivel de vida. Por buen nivel de vida se entiende, además, una buena equipación de servicios. En Ribadeo sanidad, enseñanza y deportes, por ejemplo, gozan de instalaciones adecuadas. No podía ser menos en un lugar que se distingue por una gran actividad cultural durante todo el año, y que desde hace dos tiene un escenario privilegiado en el flamante auditorio. Para los de allá y los de aquí, Ribadeo es sobre todo un lugar para disfrutar de una tranquilidad inusitada en un enclave tan turístico y activo. Del día... a la noche. Terrazas con aires de otra época, cafés con aroma a bohemia y ecos de antiguas tertulias. La noche se dispersa luego en un número casi incontable de pubs que alargan el pulso de la ciudad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook