Mapa de recursos


Entre el mar y la montaña

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una costa Mágica, una tierra verde y un mar que enamora.

Un puente separa desde hace 15 años Asturias de Galicia y ha cambiado totalmente el ritmo de la gente de Ribadeo. Es el Puente de los Santos.

 
Antes de su existencia Pepe tenía que cruzar a gentes de ambos márgenes en su barca. Principalmente porque venían a comprar al centro comercial de la zona, Ribadeo. Mucho cemento ha operado el cambio, y ahora sus paseos en lancha son meramente turísticos. Cualquier paseo al lado de esta costa salvaje, virgen, merece la pena. Bien desde la N-634 que parte desde Santiago a Oviedo. O en la Feve, un tren lento pero con un trayecto inolvidable. Pero dos vecinas tan importantes tendrían que contar con una autovía además, y parece que tarde o temprano llegará bajo el nombre lógico de Transcantábrica. También es especialmente fácil contemplar todo el panorama desde el aire. En Vilaframil hay un aeródromo promovido por el Club Aéreo de Ribadeo, al que llegan todo tipo de vehículos aéreos, además de avionetas privadas y aerotaxis. En esta costa cantábrica tenemos tres paisajes muy distintos. El del litoral y las rías, el de la rasa cantábrica y el de las sierras como la del Xistral. La rasa litoral se extiende desde Ribadeo a Burela y es de una gran originalidad, ya que las playas carecen siempre de dunas, y los acantilados fueron convertidos en islotes. De estas playas la más conocida es la de las Catedrales que ha llegado a ser calificada la playa más hermosa de España. Realmente se llama playa de Corricelas, pero lo de “catedrales” le ha quedado por el sugestivo modelado de las rocas. La de Os castros unida con la de As Illas, ha sufrido el mismo fenómeno en sus rocas, típico de esta zona. Desde hace unos años han mejorado sus infraestructuras armónicamente. Siguiendo por la costa llegamos a un pequeño pueblo, Rinlo con sus maravillosos acantilados frente al mar abierto. Ya en Foz con una ría que es una pincelada, nos encontramos con playas como las ya mencionadas Rapadoira, Llas, Pampillosa, que son de arena fina y blanquecina como es difícil encontrar. Son espectaculares, enormes pero su belleza salvaje no es apta para aquellos que deseen un mar calmo o renieguen de la brisa. En realidad todas son casi un mismo arenal sólo que separadas por rocas que las hacen más recoletas. En el lado gallego de la Ría nos espera la zona de O Cargadeiro, como su nombre indica en el cargaron hierro los barcos hasta hace 35 años. Al fondo nos espera el Fuerte San Damián y la isla Pancha. En la costa asturiana no hay faro. Sólo una señalización. Si hay cuevas, debido a la particular calidad de estas rocas. Una vez atravesado de nuevo el Puente de los Santos, veremos el pueblo asturiano de Figueras, y a continuación Castropol. Viramos a la derecha, es decir de nuevo Galicia, y contemplamos a lo lejos la playa urbana de Os Bloques.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook