Mapa de recursos


As Neves, mirador del Condado

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

As Neves gira en torno a la bahía del Miño.

La vida transcurre sin prisas en As Neves, un pueblo de pasado nobiliario que sigue siendo hoy una cotizada zona residencial a donde la gente llega buscando serenidad y paisaje.

 
Estamos en el ayuntamiento que más kilómetros tiene regados por el Miño, nada menos que diez. Sin embargo, no hay muchos puntos de acceso a su ribera por eso hacía falta recuperar un antiguo sendero de pescadores, utilizado incluso por contrabandistas que cruzaban a Portugal. Ahora el camino nos sirve para descubrir el paisaje, disfrutar de la tranquilidad y conocer un poco más este pueblo. Al mirar hacia el río descubriremos los antiguos pescos donde, también aquí, como en toda la zona, se capturan lampreas desde que los romanos nos enseñaron a hacerlo.
En la orilla del Miño encontraremos también la capilla de Santa Mariña y su área recreativa. En su lento y plácido discurrir, el padre Miño recrea rincones como La Ceña. El Xuliana, casi invisible en este principio de otoño, le entrega su poca agua con absoluta devoción. El Termes, en cambio, no espera al final de su curso para sorprendernos con puentes romanos como el de A Senra que tiene incluso un peto de ánimas. Dicen que en el lugar de As Lagoas, donde el Termes se une al Miño, hay tortugas. En este tramo lo que encontramos es parte del Sendero dos Frades, uno de los caminos que atraviesa el municipio y que es como un poema relajante de ríos, valles, aldeas y montañas. Si subimos por ejemplo al Sanomedio, tendremos que pasar por Ribarteme y por la iglesia de Santa Marta, donde se celebra cada 29 de julio la procesión de los ataúdes. En el camino hacia la cima del monte tendremos ocasión de recorrer con la vista las aldeas del valle del Terme y sus fértiles viñedos. Uva blanca albariña y también caíño para producir el famoso tinto de Rubiós, un vino propio de esta zona que se aprovecha del sol del Condado para madurar. En aparente contradicción con su benigno clima, el nombre de As Neves hace honor a la patrona de la villa, cuya aparición en el siglo XVII tuvo lugar en uno de los escasos días de nieve. La iglesia donde se guarda su imagen es obra del arquitecto Melchor de Velasco y del cantero Amaro do Campo. Entre los dos dieron forma a una torre piramidal escalonada, de estilo casi único en Galicia. En el interior, un retablo de tres calles del período barroco gallego con pinturas que merecen atención. Otra capilla que merece la pena visitar es la que se conserva intacta en la parte central del conjunto neogótico que acoge la Escuela Familiar Agraria desde que la marquesa viuda del Pazo de la Merced lo donara para la docencia al mismo tiempo que otro edificio que acoge al instituto.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook