Mapa de recursos


En busca del Padre Miño.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los senderos del agua.

En Salvaterra, el Miño discurre plácido y manso.

 
Imitando este espíritu, en sus márgenes se han creado espacios para la tranquilidad y el paseo. Aquí recibe los caudales de los principales ríos de O Condado, el Caselas y el Tea, que bajan presurosos a unirse con el “Padre Miño”. En el Tea aún podemos admirar su impresionante puente medieval. Discurre aquí el Miño por un ancho cauce, tranquilamente como presintiendo su trayecto final. Eso ocurre poco antes de la unión definitiva, en Fillaboa, donde se crean las famosas Islas del Miño, otro encanto más del que reina sobre los mil ríos gallegos. Poco queda ya para que, a más de 300 kilómetros después de su nacimiento, llegue el abrazo definitivo con el océano.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook