Mapa de recursos


La Magia del Tea.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Tea es río truchero por excelencia.

El río Tea nace en Fonte Tea, Faro de Avión. Pasa por la Xestosa, descansa en Maceira, recorre Barciademera y se hace majestuoso en Mondariz antes de cruzar Pontareas y Salvaterra para desembocar en el Miño.

 
El Tea es río truchero por excelencia, pero también se pescan en él, reos, anguilas, escalos, múgeles de río, pintos de salmón y hasta lampreas. La temporada de pesca se acabó el 15 de agosto y no volverá a empezar hasta el próximo marzo. Aun así, nosotros hemos querido recorrer con Juan Pita los rincones más hermosos de una ruta de pesca que bien podría empezar en Ponte Maceira. Hasta allí el Tea llega en forma de pequeña cascada para luego estancarse de esta forma casi palaciega. Este lugar es más para contemplar que para pescar. Si de verdad queremos tentar a las truchas podemos acercarnos hasta Tatín, cerca de Barciademera, donde el río corre ligero. Si tampoco aquí hay suerte podemos acercarnos hasta el puente de Cernadela y encontrar de paso una excusa para visitar Mondariz pueblo. Querrá el destino que no pesquemos ni una trucha hasta haber llegado a la pequeña presa que hay en la playa fluvial de Mondariz Balneario.
Si en vez de pesca, elegimos senderismo, alrededor de Mondariz tenemos dos rutas de aproximadamente tres kilómetros que transcurren por senderos naturales de gran interés y finalizan en los dos emblemas históricos de esta zona. La que nos conduce hasta el castillo de Villasobroso, discurre por un bosque de eucaliptos y nos lleva directamente a los pies de esta fortaleza pasó por multitud de manos, a cada cual más noble, sobre todo los Sobroso y los Sarmiento. Desde la última restauración en 1981 ha recuperado parte de su esplendor. De defender esta zona ha pasado a ser guardián de sus principales valores etnográficos recogidos en un museo comarcal. Desde Villasobroso otra ruta nos hasta el castro de Troña, uno de los pocos castros gallegos excavados, señalizados y guiados a través de paneles informativos que nos explican las costumbres y la forma de vida en las citanias prerromanas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook