Mapa de recursos


Las Rutas Sagradas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Monforte es un cruce de caminos, por eso desde la ciudad del Cabe tiene el viajero múltiples rutas a su disposición.

El Camino Sur a Compostela es una de ellas. Entra en Galicia por tierras de Quiroga, y se hace balcón sobre el Sil en As Cubelas. Es uno de esos miradores que quitan el aliento.

 
La senda xacobea se internará después en Castro Caldelas para llegar a Monforte. Aquí el Camino es una excusa para conocer el entorno rural de la urbe, y disfrutar de paisajes tranquilos. En la actualidad, la ruta se encuentra en recuperación. Estamos en plena Ribeira Sacra lucense. El Sil va delimitando a su paso, la frontera natural entre las provincias de Lugo y Ourense. Y, de paso, delimita las características geográficas y climáticas que dan lugar al exquisito vino de Amandi. El mirador del Duque, ya en territorio del concello de Sober, es el lugar ideal para comprobarlo. Nuestra vista alcanza hasta el embarcadero de Abeleda, que nos propone otra manera de disfrutar el río, ahora que estamos empapados de tanta belleza. La Ribeira Sacra lucense nos conduce, de forma inevitable, al Miño. En Os Peares recibe el encuentro del Sil y los dos grandes ríos gallegos juntan sus destinos para siempre. Desde Belesar también es posible navegar el Miño, surcar sus aguas como viajeros intrépidos fuera del tiempo. Aún nos quedan muchas cosas por ver. Sin desviarnos mucho de Monforte podemos encaminarnos por la Ruta del Románico, itinerario histórico y artístico. Hacemos nuestra primera parada es la iglesia románica de San Xulián de Lobios, en Sober, del siglo XIII. El templo destaca por su suntuosidad y la delicada orfebrería de la piedra. Otro bellísimo exponente de estos tesoros es el monasterio cisterciense de Ferreira de Pantón, cuya primera noticia se remonta al siglo X. Todo un récord si tenemos en cuenta que en nuestros días continúa en activo. Sus dimensiones y su ábside semicircular abovedado lo distinguen entre las iglesias típicas del románico gallego. En su interior vela los sarcófagos de Lope de Lemos y de Diego de Lemos, uno de los capitanes de la Guerra Irmandiña. A su alrededor, no hay otro sonido que los del silencio y la paz de su claustro del siglo XV. Al caer el día, damos por finalizada la visita en San Estevo de Ribas de Miño, una de las más bellas iglesias románicas de todo el país.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook