Mapa de recursos


Valle del Lemos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay varios motivos por los que la sede del Consejo regulador de Agricultura ecológica se encuentra en Monforte de Lemos.

Estamos en una depresión de terreno llano y fértil atravesada por el río Cabe. Una tierra sana, virgen. Aquí cualquier intento de plantación ecológica va a tener éxito, por eso este es el motor del sector en Galicia.

 
En Monforte nació la primera asociación de productos ecológicos que desembocó en Bioconsum ya a nivel gallego. Actualmente hay una cooperativa, HEGA u Horta ecolóxica de Galicia, formada por 8 agricultores. Están empezando con cultivos de tomate, pepino, lechuga, y judías. Pero están en camino de conseguir una producción continua adaptándose a las épocas y conseguir hasta 7 productos más. Utilizan las semillas normales, pero en un futuro plantarán sólo semillas ecológicas y autóctonas. Defienden que por adscribirse a la agricultura ecológica no producen menos, tan sólo respetan el ritmo natural de la tierra, y en vez de pesticidas utilizan, por ejemplo, ortiga. Las cualidades organolépticas de estos productos avalan sus métodos. Los demás agricultores los conocen a través de un programa que se emite en la televisión local, y por esta tienda. En la escuela de capacitación agraria que hay en Monforte, también enseñan algunos de estos métodos, y muchos más que les gustaría enseñar. Pero por falta de alumnado tan sólo imparten el ciclo formativo de explotaciones agrarias extensivas. Al margen de los ciclos formativos, se celebran una media anual de 3 cursos de iniciación a la actividad agraria, cursos monográficos en función de las necesidades, y unos 2 seminarios anuales para profesionales del sector. Además de la docencia colaboran en un programa de experimentación con el centro de Abegondo. Pero el cultivo principal en esta tierra es el del vino de Amandi. En la ciudad monfortina se realiza la Feria del vino de la Ribeira Sacra. Una celebración dedicada al sector más rentable de esta zona sur, que genera un volumen de negocio neto de 9 millones de euros. Este año además la uva es de mejor calidad que la de años anteriores. El mérito del descubrimiento hay que atribuírselo a los romanos, que se dieron cuenta de que la gran cantidad de sol que recibían las magníficas vides en esta zona se traducía en azúcar. Y pasamos del rojizo rubí de los vinos de Amandi, a los amarillos y verdes que llenan el paisaje de estas 26 parroquias y más de 250 núcleos de población. Los responsables del hermosos colorido son la gran cantidad de árboles que existe. No hay eucaliptos, debido entre otros motivos, a los incendios forestales. Algo parecido ocurre con los pinos, sólo que el fuego no ha podido con todos. En esta zona la especie que se ha plantado es la radiata con un crecimiento superior al del país, y principalmente se destina a pasta de papel. Los chopos crecen al lado del río, y los castaño a una altitud superior a los 600 metros si no les afecta un peligroso hongo. Pero el rey del paisaje es el roble o carballo, porque brota con muchísima facilidad, sobre todo en las parroquias de de Vilamarín, Caneda y Sindrán. Antiguamente su madera se utilizaba para las traviesas de la vía del tren, para cubas de vino, o parquet. Actualmente son otros los materiales utilizados, y sólo se usa para leña de cocina, y desde luego para deleitar la vista. En la actualidad en el sector de la ganadería la más abundante es la de “rubia galega”, por influencia de Sarria. Desde el siglo XII Monforte es el centro de un gran mercado agrícola y ganadero, un poderío que continúa pero que aún tiene mucho camino por recorrer.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook