Mapa de recursos


Estación Monforte

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El ferrocarril marcó el desarrollo de la ciudad de Monforte

El último siglo de historia de Monforte no se comprendería sin la presencia del carril de hierro y el penacho de humo de la rugiente locomotora.

 
El primer día de septiembre de 1883, la villa de Monforte une su destino al progreso de los tiempos con la inauguración solemne del ferrocarril. La ciudad crece, el comercio adquiere cada día más importancia y sólo cinco años después la estación de ferrocarril de Monforte ya se encuentra entre las diez primeras de la compañía del norte con unos ingresos de casi un millón 400 mil pesetas de la época. Tras la Guerra Civil se crea la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles. Corría el año 1941. Desde ese momento hasta los primeros años de la década de los cincuenta Monforte vive tiempos de prosperidad y de felices perspectivas ferroviarias. En 1954 la plantilla de personal de RENFE sobrepasa los 137 mil trabajadores. Sin embargo, cuatro años más tarde, en 1958, comienza el desguace de las máquinas de vapor que son sustituidas por las locomotoras Mikado preparadas para quemar fuel-oil. Desaparece el vapor, se abre un nuevo depósito en Ourense y aumenta el transporte por carretera. Esos tres factores unidos al traslado de los talleres de reparación marcarán el declive ferroviario en Monforte que en la actualidad sólo da trabajo a 250 trabajadores que sienten tanta nostalgia de aquel pasado que han recuperado el Galaico Expresso, un convoy histórico, vuelto a la vida para animar futuros recorridos por los rincones más bellos de la Ribeira Sacra. El tren cuenta con una de las dos únicas locomotoras Mikado existentes en España. Una joya del ferrocarril que formará parte de un futuro museo. Diseño británico y nombre japonés porque fueron fabricadas inicialmente en Japón, durante la primera Guerra Mundial. Aún después de la crisis, Monforte mantiene intacto el cordón umbilical que la une al ferrocarril. Por Monforte pasan una media diaria de 28 trenes de carga, 17 de transporte combinado y 16 más de pasajeros que viajan desde A Coruña, Vigo, Ferrol, Ourense o Lugo con destino a Madrid, Barcelona y Bilbao Hendaya.
Afortunadamente la decadencia ferroviaria no significó una pérdida inmediata de población. Monforte tuvo que hacer el esfuerzo que no había hecho hasta ese momento, dotándose de un entramado industrial y de nuevas iniciativas que no le hiciesen depender exclusivamente del sector servicios. Hoy los proyectos de alta velocidad para el ferrocarril en el noroeste peninsular permiten vislumbrar un nuevo impulso transformador para Monforte. Considerada la puerta de Castilla, esta ciudad está llamada a ser el nodo fundamental del equilibrio territorial de Galicia, el gran centro de distribución del sur de Lugo y un elemento dinamizador importante dentro del eje atlántico. Las grandes esperanzas de Monforte está ahora depositadas en las obras que a partir del próximo año convertirán esta estación en un Gran Puerto Seco Ferroviario.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook