Mapa de recursos


Ría de Muros

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Del Monte Louro a Esteiro

La playa de San Francisco es el punto turístico más importante de Muros. Su belleza, a diferencia de la de Louro, está domesticada. Es ideal para la visita a la playa en familia, la mejor garantía es su bandera azul.

 
Muros es agradecida para la cámara, todos sus perfiles resisten el objetivo indiscreto, por la belleza y armonía de sus construcciones, y la personalidad marinera. Esta antigua ciudad del obispo Diego de Muros resistió los saqueos de, entre otros, las tropas napoleónicas que quemaron todos los archivos históricos. Esta villa siempre aislada, ahora por carretera, y paradójicamente siempre importante, decidió centrarse en sí misma. El resultado fue que se convirtió en Conjunto Histórico artístico. Trece de sus edificios son de gran interés, doce religiosos, como la antigua colegiata de Santa María levantada en el siglo XII aunque poco queda de aquella época. Conviven varios estilos en su estructura, entre ellos el gótico marinero. Pasear por sus calles es una experiencia melancólica, por la piedra que nos rodea y los nombres de las calles: Aurora, Esperanza, Amargura. El paseo está aderezado de paradas como está en el Hospital de pobres, del siglo XiV. O el encuentro con iglesias como la de San Pedro, primitiva iglesia parroquial del siglo X, de la que se conserva la capilla mayor. Traspasar su puerta es una sorpresa por el magnífico interior que tiene. Ya saliendo de Muros está el Santuario de Nosa Señora do Camiño, de fundación desconocida, aunque aparece ya en documentos del siglo XV. Su interior non habla de la inquebrantable unión con el mar que hay en Muros. Por aquí transita una de las variantes marítimas del camino de Santiago.
La calidad de las sardinas de esta zona atrajo a los catalanes. En la actualidad los pescadores se alejan más de la costa. Y desde la costa divisamos los 22 metros de uno de los molinos de mareas más importante de Europa. Esta es una magnífica obra de ingeniería de la segunda década del siglo XIX, alternativa a los molinos de río. El molino conocido como el de “Pazo de Cachón” consta de 2 pisos y estuvo funcionando hasta la década de los 50. 40 años después comenzaron a rehabilitarlo. Continuando la sinuosa costa llegamos a Abelleira, donde otro río viene a morir al mar, el Rateira, y desde donde la vista es similar a la de Muros, pero con algún interesante matiz. Siguiendo llegamos a la pequeña ensenada de Tal, con diminutas y limpias playas. El monte Pedra do Cadro marca la separación de Esteiro con la parte norte de la ría. Sus rocas dentadas con formas animadas, son de granito. La erosión ha dejado agujeros en algunas, a veces cuevas. Esteiro es conocido por la belleza de su paisaje y por la importancia industrial de la fábrica de conservas aquí situada. Enfrente está la isla de la Creba, de propiedad privada. A partir de aquí comienza la ría de Noia y el primer lugar que encontramos es Freixo, en donde queda algún vestigio de un pueblo de pescadores. El mejillón y los astilleros son los lazos de unión con el mar. Y dejamos aquí este maravilloso recorrido grabado antes de la catástrofe del pretolero Prestige. Ojalá que en breve recupere todo el esplendor del que es merecedor.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook