Mapa de recursos


Ría de Plata

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Seguimos nuestro recorrido por esta costa del Berberecho la situada más al norte de las Rías Baixas.

Dejamos atrás Ponte Nafonso para llegar a Santa Cristina de Barro. Estamos en pleno estuario de río Tambre, una zona más montañosa y menos poblada que a la que nos dirigimos.

 
La fuerza de este río cambia lentamente pero con constancia la fisonomía de esta revoltosa ría. Las playas de A Barquiña y Barro más utilizadas por los noienses que por los turistas, son la puerta de entrada a Noia encajada en el fondo de la ría. Los ríos San Xusto y Vilacoba unen sus aguas para llamarse río Traba. Noia le recibe con un puente gótico, construido en el siglo XIV. La marea es la dueña del paisaje, y en función de que esté alta o baja, la vista es totalmente distinta. La marea baja deja a la vista todo el aluvión arrastrado por el Tambre donde habita el berberecho. Al igual que en la zona de Outes, el berberecho aquí es uno de los principales orgullos y temporalmente una fuente de riqueza. La carretera C-550 que une Noia con Portosín está salpicada de playas de arena fina y blanca, con un mar muy calmo, pertenecientes a 5 de las 6 parroquias de Noia. La diferencia respecto a otras calas la marca la vista. La línea del horizonte no es el cuadro que contemplar, si no una excelente perspectiva de toda esta hermosa ría, y de la Serra do Barbanza. La playa de Testal en la carretera que une a Noia con Portosín, es un paraíso naturista de arena fina de medio kilómetro de longitud. Su fauna es muy variada y rica pero nuestra cámara los asusta. Lo que sí ha podido captar es una de las principales medios de vida de la zona, la pesca de bajura. Aunque en esta zona los hombres prefieren la marina mercante a esta pequeña pesca. Uno de los destinos son las plataformas petrolíferas del mar del Norte. Incluso el gran poeta de esta zona, Antón Avilés de Taramancos estudió náutica. En todas estas aldeas no hay ruptura entre pesca y agricultura. La playa de Boa es una de las más concurridas en verano, y en sus tranquilas y frías aguas muchos deportistas acuden a practicar diferentes disciplinas acuáticas. Todas estas playas están levemente alejadas de la carretera pero no de bares, restaurantes y camping, así que en verano, son una fantástica escapada a tan sólo 35 kilómetros de Santiago.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook