Mapa de recursos


Las huellas del pasado

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Multitud de vestigios y edificios nos permiten recrear al completo la historia de Redondela.

Del tercer milenio antes de cristo nos cuenta cosas la zona de Chan das Formigas, una de las mayores necrópolis megalíticas encontradas en Galicia. Bajo nuestros pies hay más de 40 megalitos, en diferentes estados de conservación.

 
Los nombres de muchos de los lugares de este ayuntamiento relatan una historia: castro Ferreiro, Castricán, o Eido da Moura. Los grabados rupestres de Ventosela desafían a nuestra vista, pero aquí de verdad hay trazado un caballo. En la parroquia de O Viso subimos al monte A Peneda por donde pasó la antigua vía romana “Per Loca Marítima”. Hay leyendas que hablan de una fundación griega, pero las pruebas delatan la intensa romanización. Del medioevo en adelante nos hablan las piedras redondelanas dispuestas para acoger el templo del señor, o el de los grandes señores. En la parroquia de Cedeira miden sus fuerzas frente a frente ambas construcciones. La fachada de la iglesia tiene el orgullo de ser obra de Fernando de Casas y Novoa, el mismo que el de la fachada del Obradoiro de la catedral de Santiago.
El pazo de Torrecedeira es del siglo XVIII, aunque fue remodelado. En la parroquia de Reboreda hay un pazo un siglo más antiguo, el de Pousadouro. En el medioevo la mayor parte del territorio perteneció a la Mitra Compostelana, y residió aquí temporalmente el gran Gelmírez en su destierro. Esta ciudad, víctima del barbarismo arquitectónico ya consustancial a esta tierra, aún guarda rincones de belleza y solemnidad. Uno protagonizado por el Pazo de Petán fundado en el siglo XVII. El convento de Vilavella más antiguo, acabado en 1554, es otro de esos lugares de deshago estético. Sobre todo su iglesia en buen estado de conservación. En quizás la plaza más bonita de Redondela está A casa da Torre. Es un edificio renacentista construido en el siglo XVI por los Pregos de Montaos, dueños de otras propiedades. En la actualidad envidiamos la sorpresa de los peregrinos del camino portugués al llegar a esta villa y descubrir que aquí está su albergue. Este es el nuevo uso de la Casa da Torre después de la reforma en la que se intentó respetar al máximo su estructura. También es sala de exposiciones En la parte más alta de la villa está la iglesia parroquial de Santiago construida en el siglo XV, pero modificada a lo largo de su historia. Se le añadieron tres capillas y una torre barroca. La capilla de Santa Mariña o de las Angustias, de reducidas dimensiones, es también del siglo XVII. Saliendo de Redondela está el Pazo Torres Agrelo, del siglo XIX, edificado sobre un antiguo convento franciscano.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook