Mapa de recursos


Negra Sombra sobre el Mar gallego.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La mar herida.

Catástrofe inconmensurable. Indignación que hiere nuestra alma marinera. La rabia a flor de piel. Impotencia ante lo imposible. Muerte sobre la playa. Veneno negro...

 
A día de hoy, cuando editamos este programa, este 12 de diciembre de un año 2002, que será siempre maldito por nosotros, los gallegos, ... aparece un paisaje atlántico que hace solo treinta días nos enamoraba, a través de la ventana de la televisión, desde la que el mundo ve cada semana a Galicia.
Otro desastre que hace bueno el sobrenombre de la Costa de la Muerte; aunque la costa no sea responsable, con su belleza y sus caprichos, del continuo paso de los barcos-basura, de los oscuros intereses en aras del progreso, de los desalmados que trafican con el oro negro en transportes baratos, de navieras de conveniencia que llaman ?Prestigio? a moles de hierro oxidadas.
La mar, el Atlántico bravo y habitualmente generoso, nos ha devuelto esta vez la peor ?Negra Sombra?, iracundo, sobre una costa llena de vida que una alborada solidaria intenta salvar de la muerte. La alborada que hace sonar, la misma marea humana que hace tres décadas navegó 700 kilómetros mar adentro, para impedir que nuestro océano de riqueza, se convirtiera en un basurero nuclear, en la latitud marina a la que llamamos Fosa Atlántica. Son los mismos hombres y mujeres del mar de Vigo, que ya sintieron rabia hasta en el alma, cuando hace treinta y dos años, aquel vetusto ?Polycomander? vomitó veneno sobre su bella ría... Y los hombres y mujeres de A Coruña, que vieron como aquel ?Urquiola?, primero, y luego, otro barco-basura, aquel ?Mar Egeo?, vertían veneno sobre su bella bahía tiñéndola de negro... Y los hombres y mujeres de Camariñas, testigos atónitos de cómo aquel ?Casón? escupía bidones de fuego sobre nuestro mar... Y los hombres y mujeres de A Guarda, de Oia, del Morrazo, de Arousa, de Noia, de Muros, de Corcubión, de Laxe, de Malpica, de Arteixo, de O Ferrol, de Valdoviño... hombres y mujeres de toda esta costa capaces de crear el más solidario ejército para luchar contra el veneno negro. Un ejército cuyas filas aumentan día a día miles de voluntarios procedentes de todo el mundo, soldados de la paz que no de la guerra, ecologistas, miembros de protección civil, gaiteiros, jóvenes, menos jóvenes... Todos unidos en una hermosa lección de solidaridad, soñando que, aunque este sea el país de la lluvia, no vuelva a llover sobre mojado.
Y escrito en el viento para que llegue a los cinco continentes, un grito: Nunca Máis.
Ha vuelto a llover en la Galicia más hermosa... También sobre el mar... Cae la noche cuando las sabias meigas, también solidarias, nos anuncian, en el momento de escribir esto, que lo peor está por llegar.
Ojalá los vientos, esos que nos envían felices cantos de vida en la Costa de la Muerte, soplen del todo favorables.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook