Mapa de recursos


Tierra solidaria

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La emigración es un derecho que asiste a toda persona.

Galicia es una tierra solidaria que ha vivido en sus propias carnes la misma tragedia, de ahí el éxodo de tantos paisanos.

 
En el caso de esta tierra la emigración se hizo absolutamente precisa para la subsistencia. Con su salida pusieron las cosas mucho más fáciles para los que se quedaban. América sirvió de válvula de escape para un pueblo del que se dice que en vez de hacer la revolución hacía la maleta. Atrás, quedaba la miseria. Por delante, el desarraigo de miles de familias y la inseguridad de una nueva vida. Elevadísimos costes sociales que todos nuestros emigrantes asumieron con tal de que aquella Galicia al límite de sus posibilidades pudiese salir adelante.
En cuanto tuvieron la oportunidad nos enviaron ayuda económica. La inyección de esos capitales facilitó la convergencia con Europa y un crecimiento económico que sería impensable sin su aportación. Hoy nosotros estamos en pleno despegue, y son ellos los que viven situaciones de miseria y en algunos casos incluso de indigencia. Miles de gallegos en el exterior se sienten desamparados debido a la precariedad de sus pensiones y desasistidos por un sistema sanitario que en otro tiempo fue ejemplo de solidaridad. Desgraciadamente la Historia nos ha puesto delante una oportunidad para saldar la deuda histórica con los gallegos de la diáspora. La Consellería de Emigración nació justamente con esa finalidad. En tan sólo un año de vida, esta Consellería ha tenido que enfrentarse a un escenario totalmente diferente al de la última década. Entonces era suficiente con una Secretaría Xeral que promocionase nuestra cultura a través de los centros gallegos de cada país, que pusiese a los más jóvenes en contacto directo con esa cultura a través de los campamentos de verano y que completase sus estudios con becas universitarias en los Campus gallegos. Hasta ahora las operaciones de ?reencontros? para todos estos mayores alejados de sus hogares y de sus familiares por más de 20 años eran la mayor preocupación. Hoy hace falta más. En estos 12 meses la Consellería que dirige Miras Portugal ha tenido que hacer frente a situaciones muy críticas dentro de la envejecida colonia gallega en Argentina y Uruguay, sin dejar de atender las necesidades de los que residen en Brasil y Venezuela. Un esfuerzo inmenso que necesitaba involucrar a toda la sociedad en esta causa solidaria. Una por una, la administración autonómica fue reclutando empresas, entidades y organizaciones para constituir una fundación de ayuda. Un trabajo duro y no siempre bien recibido. Salvo esas tristes excepciones, la respuesta de la sociedad fue unánime y solidaria. Durante su primer año de existencia la FUNDACIÓN GALICIA EMIGRACIÓN, ha conseguido enviar ayuda a los gallegos de Argentina y a su emblemático centro de Buenos Aires. Ha evitado la desaparición del hospital gallego de Montevideo. Ha gestionado ayudas también para los familiares necesitados de ambos países. Y ha tenido que organizar el acceso a los archivos parroquiales ante la avalancha de peticiones de uruguayos y argentinos que necesitan demostrar sus orígenes gallegos para tener acceso a las ayudas. Pero no todo es limosma. También se ha promovido la creación de empresas mixtas en Uruguay para que no todos tengan que refugiarse en Galicia. Solo el año pasado regresaron casi 9.000 personas y desde 1.991 han vuelto 75.000, una cifra que equivale a la población de ciudades como Pontevedra o Ferrol.
Según los estudios de población, los emigrantes retornados nos han ayudado a amortiguar el declive demográfico. Ahora solo tenemos que incorporarlos al mundo laboral. De momento ya cuentan con cursos de formación, con ayudas para crear su propia empresa y con convenios firmados por multinacionales que se comprometen a incorporarlos a sus plantillas. Más de 150 empresas y entidades están colaborando con la Fundación, a veces directamente con aportaciones económicas, otras con medicamentos, comida o cualquier otra cosa que pueda ser necesaria, y también cediendo gratuitamente valiosos espacios publicitarios de prensa, radio y televisión para hacer un llamamiento a la solidaridad de todo el pueblo gallego.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook