Mapa de recursos


Crisis en América

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

América del Sur vive la crisis más brutal de su historia.

Desde aquí seguimos la evolución diaria de los acontecimientos que se producen en esos países en donde residen muchos de los nuestros y en donde nosotros mismos hemos sido acogidos con inmenso cariño cuando grabábamos este programa.

 
En estos momentos es Venezuela la que vive momentos límites. Desde que Hugo Chávez asumió la presidencia, este país vive en medio de convulsiones. Después de tres años en el poder, el gobierno de Hugo Chávez está en un dramático callejón sin salida. Si al iniciar su mandato, el 66% de los venezolanos tenía plena confianza en él hoy ese mismo porcentaje le da la espalda. Cada fin de semana se producen en el país 80 muertes violentas. El salario mínimo ha bajado de 200 a 136 euros y la pérdida del valor adquisitivo ha sido en este período de un 32 %. Los rumores de golpe de Estado se multiplican y el clima de confrontación alcanza niveles desconocidos en la historia del país. Venezuela ha vivido cuatro huelgas generales en menos de un año y esta última está siendo la más grave. Paro general, la industria petrolera paralizada, colas en las gasolineras y caceroladas cada noche. A pesar de las presiones, Chávez se niega a renunciar y de momento cuenta todavía con muchos partidarios. Los venezolanos están profundamente divididos y ven de forma muy distinta la revolución bolivariana de este presidente que ha dado un nuevo sentido al concepto de democracia.
En Argentina la situación se pone todavía peor, sobre todo para los nuestros. La Xunta calcula que unos 10.000 gallegos que viven en Argentina necesitan ayuda social y sanitaria que por sí mismos no pueden costear y lo peor es que esta cifra puede duplicarse en menos de un año. Muchos gallegos han encontrado aquí una historia de prosperidad, pero más de uno ha tenido que empezar su vida tres veces. A punto de cumplirse un año de las protestas populares que desembocaron en la caída del ex-presidente De la Rúa, la ciudadanía sigue movilizándose. Liberar el corralito no ha tenido de momento los resultados esperados y la situación no hace más que agravarse. Las carencias alimenticias han castigado con crueldad a los niños de Tucumán y de Misiones. La muerte los encontró en la cuna y con el estómago vacío. La desnutrición infantil no es más que una enfermedad económica, y muy contagiosa.
Uruguay pudo resistir al principio pero ahora su inevitable relación económica con Argentina arrastra a este país a una situación de crisis en la que, de nuevo, la población infantil es la más castigada y las necesidades sanitarias el problema más urgente. Para ambos países será determinante lo que ocurra en el vecino Brasil tras la elección de Lula. El 43 por ciento de los argentinos piensa que el nuevo presidente de Brasil les favorecerá. Lula inaugura una nueva era en el mayor país de Sudamérica. La revolución de clase y de mentalidades que propone ha convencido a todos. Lula ha tirado por tierra el modelo predominante hasta ahora, basado en el cumplimiento de las metas macroeconómicas comprometidas con el Fondo Monetario Internacional. El nuevo presidente dice que respetará todos los compromisos contraídos por el país, pero considera prioritario que los 53 millones que viven en la indigencia tengan derecho a desayuno, comida y cena. Ese es su mayor desafío, combatir el hambre hasta reducirla a cero en un país inmensamente rico, pero increíblemente desigual, que ha tratado de forma muy distinta a los 95.000 gallegos que viven él. Unos se hicieron multimillonarios y otros han llegado a la vejez sin ese soporte necesario para sobrevivir en un país sin un sistema público de protección. Esos gallegos más necesitados también están dentro del programa de Lula que ha prometido atención médica por cuenta del Estado a todos los ciudadanos. Se abre para los brasileños un rayito de esperanza que puede tener efectos beneficiosos en todo el continente.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook