Mapa de recursos


Vigo Verde: Los Montes Próximos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vigo esconde una enorme riqueza forestal: dos mil hectáreas de monte con gran cantidad de flora y fauna esperando ser descubierta.

Aunque no es muy frecuente oír hablar de él, existe un Vigo verde, lleno de potencial y conformado por un anillo de montes periurbanos que oxigenan y embellecen la ciudad más poblada del eje Atlántico.

 
Las dos paredes del monte Galiñeiro han sido la escuela de cientos de montañeros celtas. Algunos llegaron a coronar las cumbres más codiciadas del mundo pero nunca han olvidado la época en la que subían a estos montes vecinos. Los zorros, tejones y comadrejas no siempre se dejan ver, pero cuando uno se echa a la montaña, lo que ansía es alcanzar una cumbre para divisar. El mirador al que se puede acceder con más facilidad es el del Monte Alba. Las escaleras que conducen hasta la capilla son la redención de muchos devotos pero para el montañero serán solo el medio de alcanzar una maravillosa vista de la Ría. Por increíble que parezca los árboles que se ven sobre las laderas del monte no han estado siempre aquí. Son fruto de repoblaciones que dan la razón a los que afirman que los bosques gallegos nunca han estado tan poblados, eso sí, no estamos hablando de flora autóctona, sino de grandes extensiones de pinos y eucaliptos. Las repoblaciones más recientes han traído también especies exóticas como los arces japoneses de hojas rojas, que se encuentran en el Monte dos Pozos, una elevación a los pies del Alba que también ofrece vistas privilegiadas y que además resulta muy adecuado para intentar divisar algunas aves. La Madroa es otro monte de los alrededores de Vigo. Algunos vienen aquí a pensar, otros buscan momentos inolvidables para recordar durante muchos años, pero también hay muchos solo lo han pisado para visitar VigoZoo o para ver entrenar al Celta. Sin embargo, para los montañeros, la Madroa es parte de un sendero panorámico de más de 56 km que atraviesa el parque forestal de Vixiador hasta los montes de Saiáns. El premio lo encontraremos al final de la ruta. Después de cruzar el Penide, llegaremos a la cima del Monte Galleiro. A nuestros pies, con su perfil de fauce abierta, se extiende la ría más profunda y maravillosa de Galicia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook