Mapa de recursos


Para Todos los Gustos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Compartir con ustedes los sabores de Galicia es siempre un verdadero placer

Aunque con pan y vino ya se anda el camino, dependiendo de la ruta a seguir, tiene Galicia un millón de sabores para compartir, y muy experta gente para prepararlos. Que tiene fama el País por sus frutos, ya sean de mar, de río o de campo. Esta es Tierra de buen comer y de imaginativas propuestas culinarias producto de la imaginación de jóvenes cheffs.

 
Una historia de sabores que identifican a esta Tierra y también a sus dos mares. Son sabores que atraen especialmente a miles de corazones viajeros. A los gallegos, ya saben, nos gusta celebrar y compartir.
El mar de otoño ?y el de invierno- es el más propicio para disfrutar de los mariscos y pescados de nuestros pequeños pecados gastronómicos. En las aguas poco profundas de las rías, -de las Baixas y de las Altas-, habitan los bivalvos, cefalópodos, crustáceos y pescados que dan fama a la rica y variada dieta atlántica de Galicia.
Los puertos, que son la esencia de la vida marinera, son también, a veces, el escenario elegido para la degustación gastronómica. Y el de O Grove congrega, en su anual Fiesta del Marisco, a más de 50.000 personas, cuando octubre pinta de un modo especial los atardeceres de San Vicente.
Los otros sabores de invierno, en este País, van sobrados de calorías y tienen su base en la aldea de la abuela, donde se procuraba un entorno de subsistencia, alrededor de la vieja casa de piedra: el gallinero, la cuadra del cerdo, los navizas cultivadas... Es decir, los pollos de corral y los huevos de casa. Los chorizos curados con humo de lareira. La costilla, el lacón, el jamón, el lomo... Y los grelos y las berzas... Todo para aguantar el frío con un buen caldo y un mejor cocido.
En cualquier sitio de la Galicia interior, el cocido es el plato tópico invernal, pero en Lalín hasta tiene un mes de fiesta, muy concurrida por propios y extraños.
Los mil ríos que fertilizan este País llevan en sus aguas peces que resultan luego sabrosos manjares también dignos de homenaje.
Las angulas del Miño que crecerán como anguilas en Japón, si no las comemos antes en Tui. El salmón del Ulla que despierta la imaginación de cocineros como Tito. Las truchas de A Pontenova o de Pontecaldelas. Y la lamprea, que en Pontecesures y en Arbo, son la diosa de la mesa, a pesar de haber nacido del horror de los divinos errores, cuando los dinosaurios poblaban la tierra.
Lo que se dice fiestas con sabor las hay para dar y tomar, que esta no es una única historia, sino mas de cuatro mil, contadas todas Desde Galicia Para El Mundo a lo largo de tres lustros.
Porque podríamos seguir citando: la empanada de Bandeira, el pulpo do Carballiño, el galo de Cruces, la androia de Suarna, el cabrito de Vilariño, el percebe de Corme, el pan de Cea, el pimiento de Arnoia, los pimientos de Padrón, el choco de Redondela, los callos de Porriño, el butelo de A Consagrada.
Lo dicho... Vengan a Galicia, vivan una sabrosa historia de estas y que les aproveche.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook