Mapa de recursos


La Ciudad y el Río

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

No se entiende la ciudad de Ourense sin el río Miño.

Ningún otro lugar como Ourense, le ha confiado al Miño la grave responsabilidad de alimentar el cuerpo y el espíritu de su pueblo, de producir verdes pastos en su orilla para los ganados y aún de ejercer las artes de la medicina curando reúmas, heridas y catarros con sus aguas.

 
El Miño baja chorreando aguas cristalinas, disponiendo la historia de pueblos como Os Peares, o dejando su nervio en Saltos como el de Velle, justo antes de entrar en la ciudad de Ourense. Es aquí donde el Miño alcanza su máxima expresión. Aunque los primeros pobladores se asentaron en As Burgas, el desarrollo fue expandiendo la ciudad hacia el cauce fluvial. En los últimos años los ourensanos están tomando conciencia de la suerte que tienen y empiezan a aprovecharla. En este tramo del río se capturan excelentes ejemplares de trucha y las corrientes son buenas para cualquier tipo de pesca, la única condición del coto es utilizar mosca y devolver las piezas al río. El paseo de las Ninfas recibe diariamente más de 600 personas que aprovechan el trayecto para dar largas caminatas o hacer un poco de footing. El próximo proyecto a realizar por el ayuntamiento es la recuperación integral de la margen derecha del río para dejar el tramo que va de Oira a Eirasvedras convertido en una zona de ocio y recreo. Las obras darán comienzo antes de que termine este año y en el 2003, muy probablemente, quiénes ahora pasean por la margen izquierda, podrán ya atravesar la pasarela peatonal que se construirá en Outariz y regresar a la ciudad por la margen derecha. En el camino de vuelta, verán el molino de As Veigas totalmente rehabilitado. Entre los puentes nuevo y romano encontrarán una nueva pasarela. En la orilla izquierda se habrán terminado ya los 4,5 km. del paseo de las Ninfas y estarán listos también los aseos públicos de las playas de A Lagoa y Antena. Y el porqué de todo este cambio lo encontrarán en Oira, que dejará de ser simplemente un lugar donde tomar el sol y se convertirá en un punto de referencia para estudiar los ecosistemas de la zona. Aquí se construirá un aula de naturaleza donde los ourensanos podrán enterarse, por ejemplo, de que las islas del río son visitadas cada año por 13 o 14 parejas de garzas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook