Mapa de recursos


La casa de Rosalía

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En la Casa de A Matanza pasó sus últimos años Rosalía, hasta su muerte en 1885.

Inteligente, irónica, reivindicadora del papel de Galicia, y de la mujer en este país, poeta a veces sublime, Rosalía de Castro es un mito gallego, utilizado y aprehendido por múltiples movimientos, pero con una fuerte personalidad en vida y muy segura de sí misma.

 
Rosalía de Castro vivió los últimos años de su vida en la casa da Matanza convertida en Casa-Museo en 1972. Fue este el principal objetivo del patronato Rosalía de Castro creado en 1947 y que ofrece este museo para variadas actividades culturales, además de haber creado a su lado el centro de estudios rosalianos. Maruxa Villanueva fue la gran cuidadora de este museo, al que dedicó parte de su vida. La cotidianeidad de Rosalía está plasmada en cada esquina. La entiendes un poco mejor, incluso te sientes más cerca de ella, y de paso conoces su contexto histórico que marcó cada verso, cada palabra de su obra, y su actitud ante la literatura. Rosalía nació el 23 de febrero de 1837. Vivió en un momento significativo para nuestro país, de marginalidad e injusticia, pero también del despertar de una conciencia. Por eso visitar este museo, no sirve tan sólo para ahondar en la personalidad de esta creadora, si no también para conocer una época vital de nuestra historia. Sus características fueron la división de clases, la depresión económica y social que desemboca en la emigración. No sólo conocemos este contexto histórico y social si no también el cultural. Durante el siglo XIX se desarrolla el renacimiento de la lengua y la literatura gallegas. El paso del tiempo y de los mitos, ha provocado que hablar de Rosalía y de Galicia sea inseparable. A ello también han contribuido autores no gallegos como Unamuno, Azorín o Juan Ramón Jiménez que reconocieron la calidad de su obra. La planta baja de este museo recibe el nombre del perfil de una sombra, y refleja la verdadera dimensión de esta escritora. Hay multitud de cesiones de centros gallegos, placas desde América, donde fue una autora y un soplo de identidad. También hay una recreación de una casa rural de la época, entre labriega e hidalga.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook