Mapa de recursos


La laguna de Antela

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Laguna de Antela fue el mayor lago de agua dulce de España.

La comarca de A Limia se caracteriza por ser una llanura a 600 metros de altura. Hace tan sólo unas décadas esto era una enorme laguna de 42 kilómetros cuadrados, que marcó la historia y la forma de vivir de A Limia.

 
La laguna de Antela o lago Beón era una de las más grandes de la península ibérica, y la que hay ahora es una tímida recuperación de la antigua, que se caracterizaba por su riqueza de paisaje y fauna. Tocaba los municipios de Xinzo, Sandiás, Vilar de Barrio, y Xunqueira de Ambía. Sus 7 kilómetros de largo y 6 de ancho estaban rodeados de varias elevaciones montañosas. En las tierras que ocupaba se plantaron patatas, lo que supuso un cambio en la economía local. Y se preguntarán porqué se secó esta laguna, de manera artificial, que no natural. Se alegó que suponía un atranco para los trabajos agrícolas y que era un peligro para la salud. El primer intento de desecación fue en 1827 porque una marquesa francesa quería exportar las ancas de rana. Pero la desecación definitiva fue en 1958 con la promesa de convertirla en un exuberante plantación de cereales. De todos modos parece que ya los romanos lo habían intentado construyendo un canal. Trazado por cierto respetado en la actualidad. Los vestigios actuales de la laguna son unas pozas, resultantes de la extracción de arena, que están siendo repobladas con especies antes muy abundantes y mucho tiempo alejadas de esta tierra.
La desecación además de secar la laguna secó el imaginario de A Limia, que descubrió in situ que los restos de la antigua ciudad de Antioquía no estaban aquí. Esa ciudad castigada por Jesús por no querer acogerlo cuando vagaba como un mendigo, y por adorar paganamente a los gallos. El historiador romano Estrabón situó aquí el paso del río Lethes, o del Olvido. El que atravesaba el río no volvía a recordar ni su patria ni su vida anterior, aunque Deimo Junio Bruto acabó con la leyenda. Aunque en la realidad en río Limia no nace aquí. Con lo que aún podemos seguir fabulando es con los mosquitos de su orilla, antaño el ejército del rey Arturo. El único consuelo que le queda a nuestra fantasía es que aquí se encontraron algunos vestigios prehistóricos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook