Mapa de recursos


Nuevos caminos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Gracias a las nuevas comunicaciones la Galicia sur está mucho más cerca

Hasta hace un mes la única manera de viajar de Santiago de Compostela a Ourense era a través de la nacional 525. Una hora y media dependiendo de los camiones que encontrásemos a nuestro paso, era el tiempo medio. Hoy en día si disponen de 2’53 euros el tiempo se reducirá considerablemente.

 
Trescientas cincuenta y cinco mil toneladas de asfalto marcan la diferencia. La nueva autopista A-53 va a revolucionar esta zona. Gracias a ella, Vedra va a ver revitalizado su mercado inmobiliario, A Estrada se acerca un poco más a Santiago, y la Semana Verde de Silleda recibe un nuevo empujón. La nueva autopista A-53 es el primer paso de unión totalmente por autopista de ambas ciudades y demás poblaciones. Consta de 33 kilómetros y por ahora une Santiago y Silleda. Consta de una salida en Bandeira, otra en Ribadulla y finalmente la de Silleda. Al igual que la carretera 525, discurre por zonas de pastos, plantaciones de eucaliptos y fincas. Al recorrerla también llaman la atención los abundantes pasos superiores, la cifra total es de 27. Su pendiente máxima es de un 6%. Autopista Central Galega ha construido la primera autopista que conjuga financiación pública y privada con un presupuesto total de 278’8 millones de euros o unos 46.300 millones de las antiguas pesetas. Esta sociedad concesionaria integra a Caixa Galicia, Caixanova, Caja Madrid y ocho constructoras y concesionarias. Con esta apertura se comienza la segunda generación de vías de alta capacidad en Galicia, sumando 312 kilómetros. Está previsto que dentro de un año se inaugure el siguiente tramo de la A-53. Este unirá Silleda y Lalín Oeste. Un año después se cortará el lazo del tramo que une la capital del Deza con el alto de Santo Domingo en Dozón que se unirá con la A-52 o autovía de las Rías Baixas en Barbantes. Los trámites para la licitación ya se han iniciado y comienza el proceso expropiatorio. Las obras de estos 30 kilómetros comenzarán en 2004 y está previsto que acaben en 2006 después de haber invertido unos 180 millones de euros. De todos estos tramos el que está previsto que sea más rentable es el que ya existe, porque se estima una media de 6000 vehículos diarios. Estamos ante la obra de mayor magnitud emprendida por la Xunta, en colaboración con el Ministerio de Fomento. Pero esta autopista no sólo nace para comunicarnos más rápido y en mejores condiciones, también ha servido para descubrir 67 yacimientos arqueológicos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook