Mapa de recursos


La antigua Trasparga

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Recorrido histórico y monumental

Hasta el año 1945 estas tierras se conocían como las de Trasparga, pero el crecimiento de la villa de Guitiriz, en donde se instauró la capitalidad del municipio, cambió definitivamente el nombre del ayuntamiento.

 
La antigua Trasparga había comenzado su historia en recintos como el de Campo do Forno. Un castro confundido entre la arboleda y las nebulosas del pasado, pero todavía mucho más palpable que otras huellas de nuestra prehistoria. Los arqueólogos dicen que en Buriz hay un grabado rupestre de la Edad del Bronce pero para los profanos es difícil distinguir sobre esta piedra las manifestaciones artísticas de nuestros antepasados. También se afirma que por aquí pasaba la vía romana que enlazaba Lucus Augusti con Brigantia e incluso se ubica en estas tierras la antigua ciudad romana de Caranicum. Nadie se acuerda ya de aquel nombre. Se borró para siempre cuando los suevos bautizaron a esta población con el nombre de su rey Werici o Vitirico, hoy transformado en Guitiriz. También tiene historia vieja el nombre de Parga. En el año 1178 el actual Parga figura en un documento como Párrega, con casa noble y señorial, perteneciente al monasterio de Sobrado dos Monxes. Ésta es precisamente una de las visitas imprescindibles en el entorno de Guitiriz. Aunque antes debemos buscar la bella sencillez de las iglesias que quedan dentro de los límites del municipio. En San Xián de Becín hay un sencillo templo románico sin demasiadas ornamentaciones pero con un interesante cruceiro en su atrio. Los cruceiros encierran todo un mundo de arte traspasado por la fe y la religiosidad del pueblo. Son símbolo de unión entre vivos y muertos, sirven para cristianizar lugares y alejar el mal pero sobre todo son las manifestaciones más singulares y originales de la cultura gallega.
En Guitiriz sucede a veces que los cementerios son más interesantes que las propias iglesias. Las hondas creencias tienen su manifestación plástica en esta arquitectura desafiante que parece querer acortar la distancia con el cielo para los del más allá. Pero sin duda la manifestación de arquitectura religiosa más interesante de Guitiriz es la capilla gótica de San Alberte, a donde, según la tradición acuden a beber los que tienen problemas en el habla. En la misma Parga, el románico rural de Santo Estevo nos depara curiosidades como el reloj de sol a un lado de su fachada y los restos de lo que en el siglo XVIII debió ser un interesante mural de tema religioso. Muy cerca las ruinas del castillo de Parga han sido ya saqueadas y apenas dan cuenta de los oscuros capítulos que en ella se vivieron. Fueron tiempos de lucha y sufrimiento en los dominios que los Andrade y los Ulloa poseían en estas tierras. Leyendas como la de la Cova da Serpe nos retratan una sociedad cruel condenada a someterse. La doncella Berta, hija del señor del castillo de San Paio de Narla, vivió siempre atormentada por la muerte de su amado, un plebeyo con el que no se le consentían los amores y que perdió la vida defendiéndola de la gran serpiente que les atacó en la cueva en la que trataban de esconderse. El monte se llamó desde entonces A Cova da Serpe.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook