Mapa de recursos


Valle de Monterrei

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Partenón de los valles de Galicia.

Otero Pedraio supo poner en palabras la belleza de este valle y su singularidad dentro del paisaje gallego.

 
Diecisiete kilómetros de fertilidad regados por el río Támega a 400 metros de altitud. Esta es la descripción rápida y fría del valle de Monterrei, tan amplio que llega hasta Portugal. Pero el visitante lo que siente es que está en una absoluta llanura rodeado de un horizonte de montañas, y a poco que busque, descubrirá aldeas que resisten el empuje del a veces mal llamado progreso. Y eso que en este valle han cogido lo mejor del concepto, y a raíz de sus recursos endógenos y de sus mentes, se han desarrollado magníficamente. Ahora su valle es de los más productivos de la provincia. Han tenido tiempo para aprender, pues este siempre ha sido un estratégico nudo de comunicaciones entre Galicia, Portugal y Castilla. Aquí enlazaban viejas vías. Verín y Monterrei alternaron el dominio de estas tierras según la época. En la actualidad el punto de referencia es Verín, por lo menos en el sector comercial. El río Támega les ha regalado una huerta de legumbres, hortalizas y frutas. También les ha brindado unas condiciones perfectas para tener el mejor vino, ensalzado incluso por Napoleón, y los habitantes de Monterrei no han dejado pasar la oportunidad. Su vino goza de denominación de origen, y sus bodegas son de diseño. Las variedades de uva más utilizadas son Mencía para el tinto y Godello y Treixadura para el blanco. Estas bodegas estudiadas hasta el último detalle han devuelto a la vida a un vino que estaba en franco retroceso.
En algunos casos la fertilidad de este valle crea productos con una calidad inigualable. Y para celebrarlo, una fiesta como la del pimiento asado, o la de la castaña de Riós. La mano de los Monterrei hace que en determinadas zonas broten pinos a raíz de los cuales se ha fortalecido el sector forestal. Y como en otros lugares de Galicia, la ganadería se adapta también en Monterrei a los nuevos tiempos. Quién sabe si fue antes el huevo o la gallina, pero en esta tierra de grandes modistos hay también talleres de confección que dan forma a las ideas de las grandes firmas. La mejor referencia para saber si una zona está en desarrollo, es tomarle el pulso a la construcción. Este sector está en auge, en parte por los encargos de los emigrantes que quieren tener una casa en su tierra natal. Todos estos encantos comienzan a ser reconocidos por los turistas empujados por la autovía que ha colocado de nuevo en el mapa esta zona. El Parador de Turismo es el gran reclamo, pero los hoteles comienzan a tomar nota, y no se quieren quedar atrás en prestaciones. Verín es quien mejor ha aprendido la lección, quien sabe si en breve Monterrei quiere de nuevo liderar el valle.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook