Mapa de recursos


Carnaval de Verín.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La imaginación al poder y la gente en la calle.

Verín es una fiesta en el Entroido y sus mayores oficiantes son los “cigarróns”. Hacen su primera aparición el 17 de enero, por San Antón, para abrir boca y anunciar la proximidad del carnaval.

 
El origen de la máscara se pierde en la nebulosa de los tiempos. Hay quien apunta que pudo ser un cobrador de impuestos en la Edad Media, el encargado de levantar la caza del señor feudal o incluso un enviado de la iglesia para hacer creer a los que dudaban de su fe. El cigarrón en Verín es como el peliqueiro de Laza. El sonido de sus chocas invade todos los rincones de la villa. Es un traje que exige buena forma física porque se viste para pasar todo el día corriendo de un lado para otro. Además, hay que amortizarlo, su precio ronda los 600 euros, ya que es pura artesanía, sobre todo la careta. A medio camino entre lo terrorífico y una maldad con cara de risa, está profusamente decorada. Antiguamente, nadie podía descubrir la identidad de quien se escondía bajo el atuendo, pero hoy las cosas han cambiado. El Domingo Corredoiro da el pistoletazo de salida del Entroido. Ese día tiene lugar la “fariñada”. Pobre del que se cruce en su camino, lo que le espera es acabar cubierto de harina de los pies a la cabeza. El Jueves de Comadres, que este año se celebra el 27 de febrero es uno de los días más especiales. Las mujeres de Verín se reúnen para celebrar la fiesta grande en compañía, enmendando la plana a sus vecinos varones, que el jueves anterior ya festejaron el Jueves de Compadres. Requisito imprescindible, un buen disfraz, da igual de qué o cómo, el objetivo es la risa y la carcajada. Al término de la cena, cuando dan las doce, se reúnen para la procesión de las “Sábanas Blancas”, que se inicia bajo el castillo de Monterrei. La comitiva del Entroido recorre las calles del casco viejo dándole a la villa un aspecto misterioso, con aires de otra época. Es uno de los momentos más vistosos del Carnaval de Verín. Otro momento esperado por todos es la lectura del pregón, que se lleva a cabo con gran boato y mucha preparación. Un personaje conocido de la vida intelectual, política o social gallega es el encargado de inaugurar oficialmente lo que los verinenses llevan ya varios días celebrando. Queda por delante un largo fin de semana que dura hasta el martes de carnaval. Esos días la villa se sale de la pauta, la gente vive en la calle y aprovecha para bromear con todos acerca de todo. Hay que aprovechar, el 9 de marzo, domingo de piñata entonarán el fin de fiesta.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook