Mapa de recursos


Paisaje con molinos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El agua configura paisajes de extraordinaria belleza y en Vedra también mueve molinos.

Vedra está alimentada de agua, y esta traza rutas antes económicas, hoy en día más turísticas. Los ríos Pereiro, Bugueiros, San Cristovo y Tomonde bajan hacia apacibles valles.

 
En estas tierras hay 3 rutas naturales, la del Ulla es la única que está homologada, y engarza con la de los molinos y la del río Pereiro. Vamos a conocer la de los molinos, a tan sólo unos 10 minutos de Santiago. Durante el recorrido se pasa por 4 antiguos molinos recuperados, y en el paseo entre la maleza se distinguen 3 más, pendientes de rehabilitación. Esta fue comenzada por un obradoiro, una escuela taller, con el apoyo del ayuntamiento. Los trabajos hasta ahora realizados han costado unos 36.000 euros. Ahora su belleza ,aunque recuperada, conserva un regusto salvaje, pero la imaginación se proyecta al verano cuando el sol apriete y la sombra de los árboles refresque nuestra cabeza, y el río nuestros pies, mientras comemos tranquilamente. Es una ruta fácil, discurre por ambas márgenes del río Da Pena, dos Muíños, o también conocido como el de Vilanova-Merín. De momento para entrar en los molinos hay que ir acompañado por un guía, con un grupo de unas 15 personas. En verano van a estar abiertos todos los días.
El primer molino de la ruta es el Muíño Novo. Es un molino de maquía, es decir, que tiene un único propietario o familia que ceden el uso del molino y a cambio perciben un porcentaje. Los propietarios de este y los demás molinos, han cedido al ayuntamiento sus derechos para los restaurara. Una vez restaurados el ayuntamiento se reserva el derecho de enseñarlos pero los ha devuelto para que se ejerza el derecho de molienda.
Esta ruta además de hermosa y natural, es todo un gozo etnográfico. Cada unos de los molinos funciona con un sistema. El primero va por tolva, la presión del agua mueve el rodicio de madera. Los demás molinos que nos encontramos son de parceros, es decir que tienen muchos dueños, y en función de las tierras de sus dueños o del dinero aportado para la construcción del molino, poseen unas determinadas horas de molienda. El segundo funciona por velocidad, es el Muíño Abaixo do Novo. Siguiendo nos encontramos el Muíño da Pena. Lo abastece un entramado de canales, controlado con sencillas compuertas. El siguiente, el Muiño da Porta Rubia, en tiempos lució un lazo rojo en su puerta. El canal que le lleva el agua es de eucalipto. Aquí no termina la ruta. Continuando unos metros bajo los árboles llegamos al mirador. Y por qué hace falta un mirador?. Porque frente a él inunda el paisaje una maravillosa cascada. Bajamos para mirarla frente a frente, y por nuestro oído derecho oímos otro rumor. Es otra cascada, esta más tímida. Como pueden apreciar, esta comarca vivió una auténtica revolución en el siglo XVII en la alimentación y en la agricultura con la llegada en 1630 del maíz.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook