Mapa de recursos


Al Pie del Camino

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Camino. Quizá sea este uno de los principales valores del actual municipio de Portomarín.

Millones de pasos sobre él trazan un reguero de esperanza, de espiritualidad o de simple placer por el más puro contacto con la naturaleza. El camino desciende a orillas del Miño, cruzando el puente sobre el río.

 
Frente a él nos encontramos con la Escalinata de la villa, hecha en granito, que conduce a la capilla de As Neves. Está situada en un arco del antiguo puente medieval, lugar que antaño ocupó el Hospital de la Orden de San Xoan, conocido como Domus Dei, que estaba dedicado a la atención de los peregrinos.
Durante 13 quilómetros podrán disfrutar del atractivo natural de sus paisajes.
Así como de aldeas como Toixibó o Gonzar. La última cuenta con un albergue de peregrinos y también con una casa de Turismo Rural donde poder parar a descansar si lo necesitan.
De ahí llegarán a Castromaior, que debe su nombre a un castro prerromano existentes en este lugar. Uno de los recintos arqueológicos de mayores dimensiones de los que se han excavado en Galicia. Cuatro hectáreas compuestas por una sucesión de murallas laberínticas, fosos y antecastros. Se dejan al descubierto aquí los sistemas viarios de la época: y es que muchos castros fueron construidos a la vera del medieval Camino de Santiago, antes de que se iniciaran las peregrinaciones a Compostela. Además cuenta también con una pequeña iglesia románica en honor a Santa María, del siglo XII.
Desde Castromaior se puede disfrutar de una bella vista panorámica de Portomarín.
Y después de pasar por Hospital de La Cruz, y de haber cruzado la nacional 540 llegamos a Ventas de Narón, último tramo del camino dentro del municipio de Portomarín. Aquí podrán disfrutar de otra capilla, esta vez dedicada á Madalena.
Da igual la época del año, siempre hay alguien que hace un alto en el camino en Portomarín. El albergue que se encuentra en el centro de la villa es uno de los más frecuentados y su libro de registro lo atestigua.
Pero cuenta con otro tipo de alojamientos para todo tipo de visitas. Como por ejemplo su pousada, antiguo parador de turismo.
Y para turismo el rural, magníficamente representado en la casa de Santa Mariña. Se trata de un complejo de ocio en toda regla que no es de uso exclusivo de los huéspedes. Restaurante, camping, quads, paseos a caballo, y actividades náuticas para unas vacaciones si momentos de aburrimiento.
Así el club náutico del pueblo es un gran amenizador del verano, que nos hace entender el Miño como un gran mar interior.
Y es que aunque el viejo Portomarín, que fue declarado monumento histórico artístico en 1946, está hoy en ruinas casi siempre bajo el Miño, posee el municipio numerosos atractivos, como pueden ver, con los que han aprendido a vivir de nuevo y a saborear un paisaje lleno de recuerdos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook