Mapa de recursos


Recuperando las islas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La barrera protectora de nuestras rías.

Gracias a las islas, nuestros bancos marisqueros y nuestras playas de ensueño no han sufrido el terrible impacto de la marea negra.

 
Cuando a principios de diciembre la marea negra alcanzó Cíes, Ons y Sálvora el cielo se nos vino abajo. Finalmente el fuel se cebaba también con la joya ecológica de Galicia. Había sido declarado Parque Nacional en julio y tuvo apenas cinco meses para disfrutar de ese reconocimiento. Uno de los mejores ambientes marinos de todo el atlántico europeo estaba gravemente dañado. Tres de los cuatro archipiélagos del Parque Nacional Illas Atlánticas estaban afectados, solo quedaban a salvo Cortegada... y las rías. Sus bateas y sus playas se salvaron a costa de las islas. Los pescadores de la zona se lo agradecieron luchando a brazo partido con el fuel desde sus pequeñas embarcaciones. Vecinos de Cangas, Bueu y Vigo, los técnicos especializados y finalmente también un grupo de infantes de la marina desembarcaron en Cíes con la difícil misión de recuperarlas. Se encontraron con imágenes horribles en la Cantareira y en Figueiras. Tres meses después esto es lo que han conseguido: moral, mucha paciencia y grandes dosis de ingenio para diseñar artilugios que ayudan a recoger un chapapote cada vez más escurridizo.
En las Cíes trabajan entre 50 y 60 personas cada día. Aquí y en Sálvora los trabajos están bastante avanzados. Hace tiempo que ya no vienen voluntarios. Parques decidió encomendar la recuperación a especialistas y a personal de Tragsa que recibe formación específica. Sólo en Ons, la isla más afectada, continúan trabajando infantes de la Marina, Bomberos Unidos sin Fronteras y técnicos de la Generalitat valenciana. Ahora les queda lo peor, enfrentarse al fuel que está agarrado a las rocas. Utilizan la hidrolimpieza con agua de mar a temperatura ambiente, la forma menos agresiva de todas las que se han estudiado. Para recoger el fuel que se desprende de las rocas utilizan mantas filtrantres, telas absorbentes y barreras que impiden que el petróleo vuelva al mar. La hidrolimpieza es un trabajo meticuloso y lento que solo puede utilizarse en las zonas accesibles. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas ensaya ahora la biorecuperación, un sistema que ya se probó con éxito en el desastre del Exxson Valdez. Ojalá existiese una posibilidad tan esperanzadora para los fondos marinos que rodean las islas. Desde el 24 de febrero los buzos han sacado ya más de 100 toneladas de chapapote y esto es solo el principio. La situación es de urgencia porque los biólogos aseguran que el fuel acabará afectando a la cadena alimenticia, pero los trabajos están limitados por la climatología y la falta de medios técnicos. Se calcula que para primavera el parque ofrecerá ya unas condiciones paisajísticas relativamente normales. Incluso se baraja la posibilidad de abrir el camping en Semana Santa. Pero los trabajos de limpieza no cesarán hasta que el parque quede totalmente limpio y no hay una fecha para ese momento. Paciencia y perseverancia. De momento nos alegra ver que las playas están aparentemente limpias, que las rocas ya tienen la cara a medio lavar, que bajo el mar los buzos trabajan siempre que el tiempo se lo permite y que los cormoranes moñudos sobrevuelan de nuevo la costa de las islas e incluso se zambullen para buscar comida.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook