Mapa de recursos


Vacaciones en A Pobra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Pobra do Caramiñal es un municipio eminentemente turístico.

Los diez mil habitantes de A Pobra se triplican en verano, vamos a comprobar por qué, y si este verano hay motivos para que esto vuelva a ocurrir.

 
Las playas de A Pobra eran maravillosas hace un año, con todo su encanto natural y recogidas del viento. Dicen que el chapapote afortunadamente no les afectó, por lo que el próximo verano seguirán igual de apetecibles las playas de San Antonio, Lombiña-Cabío, a Illa-Laxe, o A Corna. No hay desgracia que arranque el sabor a mar de esas piedras. Sus historias están unidas, y ahora sus arquitecturas, con resultados a veces muy afortunados. Tres casas de turismo rural son el refugio perfecto para algunos de esos turistas que saben apreciar las vacaciones que ofrece A Pobra. Una de ellas no defraudará a los amantes de la historia que saben que esta es zona rica en pazos. La de Entreríos opone a la majestuosidad del Pazo Torres Xunqueira la quietud del campo y el río, la posibilidad de refugiarse del ruido. Trescientos años de piedra restaurada para acoger el fin de semana perfecto, o el verano más relajante, rodeados de 5 hectáreas de finca rodeada por ríos. Hay además 2 Hoteles de tres estrellas, pisos de alquiler y camping. La opción de más éxito en esta zona son hoteles que guarden una buena relación calidad precio.
Aunque el paseo al lado del mar ya es largo y agradable, aún hay obras por realizar en diferentes tramos. Muchos no van a pasear al lado del mar si no a introducirse y jugar con sus armas, y lo hacen en el sitio adecuado, pues en A Pobra hay un puerto deportivo perfectamente equipado. Levantada la veda los mariscadores recogen en la playa de Os Raposiños berberecho, almeja de ley y babosa, porque esta es una de las playas más ricas de la ría y la de más marisco. La gastronomía ha vuelto, o continúa siendo otro atractivo más y, para hacer la digestión non permitimos proponer una visita al Mirador de A Curota, 500 metros pertenecientes a la sierra del Barbanza. Unas moles graníticas consideradas por razones que saltan a la vista, de interés nacional y con tres estrellas de la guía Michelín. Como A Pobra está cercada por la Serra do Barbanza hay más miradores, el de Valle Inclán y desde donde está el parque eólico la vista también es increíble. Pueden acercarse en coche o a pie. Hay una ruta Senderismo que no acaba sólo en unas magníficas vistas. El fin justifica el camino. Son las piscinas de A Pobra, con hidromasaje incorporado, por no hablar del entorno. Durante el ascenso nos hemos encontrado con los dos riachuelos que dan lugar al Río das Pedras, el Barbanza, y el del Poniente o río das Bestas. Y como no, además, el de As Pedras también tiene leyenda. Y es que San Mauro llegó aquí en una barca de piedra perseguido por los moros, pero la Providencia le ayudó colocando piedras tras él para obstaculizar. Valle Inclán también apreció todas estas maravillas, y algunas han sido casi protagonistas de su obra, como los Pazos. Por eso el emplazamiento de su museo es el perfecto, en la Torre Bermúdez considerada monumento histórico-artístico de interés nacional. Muy cerca está la Casa Grande de Aguiar sobre una construcción del siglo XVI, y acabado en el XVIII. Y enfrente retándole en hidalguía está el Pazo do Couto. Un poco abajo totalmente unificada con la villa está la iglesia de Santiago do Deán, con su impresionante imagen en el exterior. El esplendor máximo lo alcanza A Pobra con la celebración de varias de sus fiestas de fama en toda Galicia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook