Mapa de recursos


O Saviñao, la ribera generosa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Paisaje e historia en las orillas del Miño.

O Saviñao es un municipio muy grande en extensión y en historia, pero abandonado por sus habitantes y por cierto progreso.

 
Aquí aún no se ha llevado a cabo ningún intento de concentración parcelaria, aunque por eso mismo este entorno está casi virgen. Son 208 kilómetros cuadrados con 7000 habitantes. Pero la historia se puede invertir y por eso O Saviñao es el único ayuntamiento de la zona en tener un polígono industrial en su capital Escairón. Aunque hay multitud de restos de la época megalítica y castreña, no es fácil captarlos en imagen por eso decidimos centrarnos en los restos del románico. O Saviñao es cuna del románico debido al movimiento cenobial de los primeros siglos de la alta edad media. La que más apabulla es la iglesia de Santo Estevo de Ribas de Miño, dominando desde un alto las vistas al Miño. Es una iglesia monástica datada en el siglo XII. La fachada llama poderosamente la atención por su armonía y por las cuatro arquivoltas de medio punto con espléndida decoración. A los lados, arcos ciegos de descarga que encontraremos a lo largo del día en otras iglesias. El rosetón de Santo Estevo es su sello a veces atribuido al Maestro Mateo. El interior tiene una cubierta de madera a dos aguas y con arcos apuntados. Y al salir de nuevo al exterior de este increíble templo cual es nuestra sorpresa al descubrir a escasos 20 metros y excavada en la piedra, una casa de turismo rural. El emplazamiento de la casa de Santo Estevo es único y la decoración y amabilidad de sus dueños intentan no desentonar. Qué cosas, que ahora se paga por dormir en lo que eran las cortes del ganado, que se han vuelto un lujo. Rivaliza en esplendor con Santo Estevo el templo también de origen monástico San Pelaio de Diomondi que debe su nombre al joven mártir gallego Pelaio, sobrino del obispo de Tui. Ambas iglesias son Monumentos nacionales. Según una inscripción el dintel fue colocado e el año 1170. Al lado de la iglesia está la casa abacial a la espera de una reforma. en la que residió y murió el obispo Odoario. En el interior de la iglesia hay muchas similitudes con San Estevo, y volvemos a encontrar el detalle y sumo cuidado en la decoración que no es habitual en otros templos menos importantes. En el caso de los tesoros románicos de O Saviñao tanto vale el exterior de sus templos como el interior. Inlcuso en el caso de la iglesia de Seteventos, esta recogida y humilde fachada de finales del siglo XII, no anuncia sus impresionantes frescos. Con las formas del goticismo el Pantócrator nos muestra lo que puede ocurrir en el infierno, o en el cielo. Es inevitable, los ojos se desvían al infierno, reflejado con poses atrevidas, y procaces, inimaginables en un templo actual.
La casa de turismo rural más antigua de Galicia nació aquí, es la casa Torres Vilariño. Su ejemplo lo continuaron en O Saviñao cuatro casas más de turismo rural. Por ahora son la única opción para poder visitar esta zona, que no es poco, aunque hay un ambicioso proyecto de hotel. O Saviñao hoy en día basa su futuro en el turismo aunque no con la suficiente convicción. Le han fallado otros sectores, no como antiguamente cuando fue esplendorosa como lo demuestran estos restos. Uno de los motivos fue el vino, que hoy en día con una joven denominación de origen vuelve a ocupar el lugar privilegiado que tuvo. En O Saviñao la bodega más potente es Adegas Moure. Si los monjes se asentaron en esta zona porque la creyeron la mejor para su búsqueda espiritual además de por poseer un exquisito vino, les felicitamos. Porque a nosotros nos quedan para deleitarnos los restos de su inspiración.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook