Mapa de recursos


Sobrado: tierra de los monjes

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Sobrado se puede alcanzar la ecología de espíritu, después de leer este reportaje entenderán lo que decimos.

Nos acercamos desde Melide, al norte, a la tierra de Sobrado dos Monxes, rápidamente gracias a la carretera autonómica. Estamos a unos 60 kilómetros de Coruña, y también de Santiago.

 
Los monjes escogían con mucho cuidado el lugar donde alzar su templo, y en Sobrado hay un magnífico ejemplar, del cuidado que ponían en sus cenobios estas órdenes. Ya antes de su construcción era importante Sobrado porque pertenecía al condado de Présaras, y era una tierra muy poblada, lo que no ocurre actualmente. Incluso retrocediendo más en el tiempo, en la época de ocupación romana, en Cidadela construyeron uno de los más extensos campamentos que hay en Galicia. Durante varias excavaciones arqueológicas se encontraron lápidas, monedas y otras piezas romanas. Precisamente el último de los Condes de Présaras fundó el monasterio de Santa María en 952. La presencia del monasterio y su posterior importancia para esta tierra explica la segunda parte del nombre de este municipio. Sobrado podría venir de la palabra latina “superadditum” parte alta de la casa, o “Suberatum” alcornoque, muy abundante en la zona. Este majestuoso monasterio ha vuelto a la vida hace 5 décadas, gracias al empeño del Cister que lo recuperó de un largo y casi mortal olvido, en el que propietarios privados llegaron a vender sus piedras. La primera vez que el Cister se hizo cargo de este monasterio fue en 1442. Los mojes blancos asistieron al crecimiento y florecimiento de este monasterio que cuenta entre sus joyas con la capilla de la Magdalena, románica, las capillas ojivales, el comedor o las cocinas conventuales. Además de tres claustros. Llegaron a usar estas dependencias, 80 monjes en el siglo XVIII. Para abastecerse de agua crearon una laguna artificial por la que las truchas llegaban nadando hasta la cocina. En la actualidad la laguna es un espacio natural protegido y tan sólo viven 27 monjes en el monasterio. Pero no esta la única construcción religiosa de Sobrado. La iglesia de Carelle exhibe orgullosa su porte románico. Además un lugar tan importante tenía que convocar a otros ilustres habitantes que construyeron los pazos que con su porte dan un toque majestuoso al paisaje, aunque pocos aderezos le hacen falta a este paisaje ocupado por dos sierras: la de Cova da Serpe, y la más baja de Bocelo. Y también dos ríos el Tambre y el Mandeo que dejan lugares a su paso que calman todas las ansias de belleza. Y de deporte porque en ellos se puede practicar la pesca deportiva, y en estas sierras la caza. Los ríos también dieron la posibilidad de que hubiese una piscifactoría que funciona desde 1964, para la provincia de Coruña. Capturan reproductores, crían y sueltan alevines en nuestros ríos. La lucha para que este municipio resulte atractivo para los jóvenes, y que establezcan aquí su residencia, se realiza a través de varias cooperativas y de la ganadería. Las hay que hacen quesos con la denominación Arzúa-Ulloa. Y también cooperativas del textil. El turismo es otra de las esperanzas de futuro. Ayuda el hecho de que por estas tierras discurra un tramo del Camino Norte. Es de gran tradición la parada en Sobrado y en el año 1773 hasta 8000 peregrinos durmieron aquí. ¿Después de recorrer cada esquina de Sobrado no creen que aquí se puede conseguir vivir sin obstáculos, unificado, es decir ecología de espíritu? Esta es la búsqueda que mueve cada día a los 27 monjes de Sobrado.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook