Mapa de recursos


A Coruña: refugio de luz

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Coruña es luz atlántica y la luz se ha enamorado de esta ciudad en un eterno romance orquestado por el vaivén del océano.

El escritor Wenceslao Fernández Flórez dijo que la ciudad parecía un trasatlántico volcado en el mar. Agua por todas partes con permiso de un brazo de mar que une su destino al continente y envuelve la ciudad con luminosidad cristalina o azul. Rojos, violetas y anaranjados que encienden la caída de la tarde, al final del día.

 
Esa luz con los colores del mar se queda atrapada en las galerías de La Marina. Una sinfonía que A Coruña entona desde el siglo XVIII, cuando se empezaron a construir por mano de los carpinteros de ribera. Hoy son el rostro de la ciudad, su identidad, por eso A Coruña es llamada la “Ciudad de Cristal”. Cristal, pero también piedra. Habla la historia en calles, plazas, iglesias. La colegiata de Santa María del Campo, la iglesia de Santiago, la de Santo Domingo. Son las arrugas de la histórica A Coruña, la que tanto ha vivido. La romántica de los Jardines de San Carlos, la solemne de la Plaza de la Constitución. La que se recuerda en el Parque escultórico del entorno de la Torre de Hércules. Los orígenes, la creación y la memoria colectiva se dan la mano en las esculturas de Manolo Paz y el proyecto de Isaac Díaz Pardo. Junto al mar también, el futuro, la Casa de Hombre. Y, presidiendo, la solemnidad del faro romano en funcionamiento más antiguo del mundo, la Torre de Hércules, el testigo del mundo. El mar nos lleva a la puerta de la Costa da Morte, a la vecina Carballo y el hermoso litoral de Razo-Baldaio. En sus cinco kilómetros de longitud se asienta uno de los espacios naturales más importantes de Galicia. Una superficie de mil hectáreas protegidas, flora y fauna de interés y un paisaje inigualable. El océano bravo y desafiante nos sale al encuentro.
Desde la capital bergantiñá extendemos nuestro recorrido hacia Malpica. Nos acompaña el palillar incesante en Camariñas, nos detenemos a comprar alfarería de Buño y, por todas partes, el mar. A diez minutos de la ciudad de A Coruña se encuentra la meca del turismo residencial. Oleiros, el municipio con mayor renta per cápita de Galicia y el mejor ejemplo de expansión urbana ordenada y sin masificaciones. Un lugar inmejorable para vivir, una ciudad jardín y las noches más animadas de la costa coruñesa. Oleiros es también sol y playa. Es un centro vacacional de primer orden en el que, además de arenales como Mera o Bastiagueiro, los servicios turísticos se adaptan a todas las necesidades y opciones para el ocio y descanso. Desde el puerto deportivo de la vecina Sada no podemos menos que convertirnos en modernos lobos de mar y surcar las aguas de la costa coruñesa. Por sus excepcionales condiciones de navegación y el encanto de sus paisajes se ha convertido en uno de los trayectos favoritos de los amantes de las embarcaciones de recreo. Lo tiene todo: lugares declarados espacios protegidos, tramos más difíciles, como lo es sortear la isla de A Marola, alegres compañeros de viaje y ensenadas tranquilas como la de Mera y la bahía de Santa Cruz. Y, al fondo, nuestra ciudad de la luz, A Coruña.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook